El cuaderno de Guillermo Fernández Vara: 15 días. El Desarrollo Rural.

sábado, 12 de mayo de 2007

15 días. El Desarrollo Rural.

Intento centrar un poco el blog proponiendo cada día un tema de comentarios para que intentemos aprovechar al máximo las posibilidades que nos da esta nueva manera de relacionarnos. Una de mis propuestas en el programa, es la elaboración de una Ley de Desarrollo Rural que le dé el máximo rango a estrategias que se llevan a cabo en la región en esta materia y que se puedan llevar en el futuro.

La mitad de los extremeños viven en ciudades de más de 10.000 habitantes y la otra mitad en ciudades y pueblos de menos de esa cifra. Nos estamos organizando en mancomunidades, que son agrupaciones de municipios hechas para compartir servicios, que de otra manera sería complicado tener por separado. Profundizar en esta idea es clave para el futuro de Extremadura, para el mantenimiento del medio rural. Hoy por hoy no estamos hablando de estructuras comarcales pero se podría llegar en el futuro.

Me gustaría saber vuestra opinión sobre esta nueva realidad supramunicipal que está surgiendo en torno a la idea de seguir manteniendo un desarrollo equilibrado entre lo urbano y lo rural.
Creo que no debemos olvidar nunca que en ese equilibrio está uno de nuestros mayores valores.

15 comentarios:

Felipe dijo...

Querido Guillermo:

Sabes que con este tema has tocado una de mis "obsesiones" y de mis reivindicaciones, cuya opinión vengo desgranando en todo lo que escribo. Por tanto, no quisiera extenderme demasiado porque lo más interesante es que la gente que habitualmente no lo hace, pueda manifestar sus ideas y propuestas.

Para mi lo más importante es -y así lo expreso siempre que puedo- es la participación de la sociedad rural en su propio desarrollo, por lo que considero prioritario la apuesta por los Grupos de Acción Local, corrigiendo muchas lagunas y errores cometidos en estos años, pero sobre todo confiando en las personas, trabajando sobre sus capacidades de emprendimiento y articulando procesos de participación estratégica que garanticen el éxito de algunos programas.

Las Mancomunidades -no perdamos de vista esta visión- son entidades públicas, es decir políticas, cuyo cometido es el de prestar servicios a los ciudadanos a menor coste, y en ese aspecto deben tener su segmento de participación. Sin embargo, el desarrollo rural sobre todo lo hacen las personas y en ese sentido, se ha de apostar firmemente por el incremento de la población permitiendo y fomentando la integración de población foránea, y digo integración porque a veces no es fácil.

La Ley de Desarrollo Rural será sin duda un elemento importante, pero también lo es el disponer de recursos propios, y cuando digo propios hablo de fondos de la propia comunidad, para fomentar este tipo de políticas.

Finalmente el Consejo de Desarrollo Rural necesita de una pequeña reforma, y en él deben estar representados todos los intereses del medio rural, fundamentalmente los ayuntamientos, empresarios, asociaciones, etc. Además, este órgano es tan importante, que debe constituirse si fuese necesario como un órgano público con presupuesto y personal específico, y que realmente ejerza las funciones para las que se creo, dinamizar y representar los intereses de los ruralitas en todos los ámbitos.

Confío plenamente en que serás capaz de canalizar todas las propuestas y ponerlas en marcha, dentro de las posibilidades que tengas.

De momento, puedo trasmitirte la simpatía y el respeto que muchos compañeros y compañeras del desarrollo rural tienen para con tu persona.

Gracias por acordarte de las zonas rurales y por pensar en su futuro.

Anónimo dijo...

Estimado Guillermo. El Mundo Rural, debe ser una de las identidades de Extremadura, sin nuestros pueblo y sin los ruralistas, no sería posible la identidad de Extremadura. Desde mi opinión, el futuro de lo rural, pasa por aunar esfuerzos, recursos, servicios...Pero sobre todo pasa por fomentar los nuevos pobladores, hombres y mujeres que apuestan por la vida rural, con proyectos de vida sostenibles, saludables, manteniendo nuestro encanto nuestra calidad de vida (recuperando panadería, artesanía, agricultura ecológica,espacios de relax...). En nuestras ciudades tenemos gente que quiere salir, ofrezcamos, proyectos sostenible, viviendas reestructuradas, espacios donde puedan formar y desarrollar una familia y un poyecto de vida estable y sostenible.
Desde Pescueza, hace unos 15 días después de unas ricas y profundas jornadas de reflexión sobre este tema, estamos muy convencidos que es muy posible, hace falta en primer lugar: creerselo, facilitar recursos, espacios, trabajar la mediación entre lo gente del lugar de origen y los neuvos pobladores, analizar bien la salida de los proyectos que se monten, y sobre todo y lo más importante, el apoyo o diria mejor, el mimo de las Administraciones. Datos, Proyectos y realidades palpales nos dicen que es muy posible esta salida, existen muchos ejemplos en extremadura y fuera de nuestra región.
Guillermo Apostemos por ello. Estamos gente que nos lo creemos y que apostaremos por ello.
Un Saludo, Mucho ánimo y mucha fuerza en este empujón final. Todo saldra MUY BIEN. ÁNIMO Y GRACIAS.
JOSÉ VICENTE GRANADO GRANADO. PESCUEZA

Martín Guillermo Ramírez dijo...

Querido Guillermo:

Creo que este es un tema crucial para Extremadura y para muchas regiones que comparten sus retos y potencialidades. Precisamente, la Asociación de Regiones Fronterizas Europeas (ARFE) organizó el pasado 12 de marzo en la Abadía de Seeon (Baviera) un seminario sobre el “desarrollo rural en las regiones fronterizas europeas”, con la colaboración de la Eurorregión de Salzburgo, las tierras de Bergtesgaden y Traumstein. Se dieron cita especialistas de toda Europa y se dejó escuchar, entre otras, la voz de la Red de Extremeña de Desarrollo Rural, que actualmente también es la de la Red Española. La experiencia de muchas mancomunidades extremeñas es muy valiosa en este terreno y su modelo puede servir no sólo para su propio desarrollo sino para ilustrar a muchas otras regiones europeas, en especial las que se asientan en las fronteras de los nuevos Estados Miembros.

La propia Unión Europea ha concedido una extraordinaria importancia a lo que denominan la Agenda Territorial, un marco estratégico para el desarrollo territorial europeo que facilite la puesta en marcha de las estrategias de Goteborg (medio ambiente) y de Lisboa (innovación y empleo) y que ha sido debatido con los Estados Miembros y con las asociaciones regionales, entre ellas la ARFE. Los ejes principales de la Agenda Territorial son las identidades regionales y la dimensión territorial, con un especial énfasis en la complementariedad de los medios rural y urbano. Las palabras clave son competitividad e innovación, una gobernanza (vaya palabreja) urbana-rural, la promoción ecológica y cultural, las redes tecnológicas, la gestión del riesgo y el desarrollo urbano policéntrico. Se tratan otros aspectos como la energía o las garantías sociales, pero la síntesis más apropiada del documento sería “sostenibilidad versus competencia”. La versión definitiva va a ser discutida el próximo 25 de mayo en Leipzig y sus conclusiones se elevarán al Consejo Europeo del próximo mes de junio en Berlín, con la intención principal de que sean tenidas en cuenta en el inminente debate constitucional (o como finalmente vaya a llamarse el previsible Tratado de Lisboa).

Nosotros hemos introducido bastante elementos relacionados con el desarrollo rural de espacios transfronterizos, insistiendo en que no sólo se trata de una atención especial para los espacios más periféricos, con la población más dispersa, el efecto frontera, etc., sino que también hemos expuesto el extraordinario valor añadido para la integración europea que supone la cooperación transfronteriza. Son, además, espacios perfectos para ensayar nuevos métodos (sostenibles) de investigación y explotación de recursos naturales, culturales, de ocio, etc.

Lo hemos puesto de manifiesto, además, en la declaración suscrita por todos los asistentes al seminario de Seeon, fruto de un trabajo emprendido hace varios años por las regiones fronterizas europeas y que va a ser objeto de atención de nuestra próxima Conferencia Anual de septiembre en la frontera entre Finlandia y Rusia. En pocas palabras, la declaración expone la necesidad de que los Estados Miembros aseguren la complementariedad y la coherencia ajustando las medidas de desarrollo para cada región en particular, por ejemplo, en el caso de los distintos puntos de partida en materia de Política Agraria Común (PAC) de los nuevos Miembros, o el caso de las regiones fronterizas, tanto en las fronteras interiores como en las exteriores de la Unión. Las regiones rurales no pueden concentrarse exclusivamente en la PAC, debiendo prestar una mayor atención a la coordinación de políticas estructurales (europeas y nacionales) y teniendo en cuenta que las regiones rurales fronterizas europeas precisan medidas totalmente distintas de las áreas urbanas o suburbanas, sobre todo en lugares poco poblados con dificultades estructurales. La última parte de la declaración es una relación de propuestas específicas. El documento completo está disponible on line en inglés en la siguiente dirección: http://www.aebr.net/pics/db/FinalDeclaration.pdf

Martín, ARFE, Gronau

Anónimo dijo...

gracias Guillermo por todo.
Tema clave para nuestro futuro, el desarrollo rural, o lo que es lo mismo, intentar que en n uestra región no se cierrre ningún pueblo. Es vital , para pueblos pequeños como el mío , de 2.000 habitantes, la existencia de las mancomunidades, que haríamos sin ellas, en mimpueblo se presta por mancomunidad: servicio de aguas, de recogida de basura, de medio ambiente, de deportes, de cultura, servicios sociales de base, asesoramiento empresarial, for´mación y educación de adultos, información a consumidores,etc... y todo en mi pueblo, y con un coste asumible, que si no fuera por mancomunidad, cuantas personas se habrían ido ya a donde les pudiesen ofrecer estos servicios...
En cuanto a las comarcas, sinceramente, cuando en el 2.013 quizás ya se nos reduzcan drásticamente los fondos europeos, nos vendría muyy bien tener regulado lo de las comarcas, creemos unas entidades territoriales fuertes, con carácter de administración pública, y con el objetivo de prestar servicios de calidad y de liderar el desarrolo del territorio, creo que las mancomunidades integrales son el germen de las futuras comarcas, y creo que los Grupos de Acción Local debieran integrarse en el organigrama técnico de una mancomunidad, para que no haya, en algunos casos, duplicación de funciones y disparidad en cuanto al desarrollo del territorio, dejémonos de enredar y napostemos fuertemente por nuestro desarrollo. Sé valiente , guillermo, te toca hacer la segunda modernización de nuestra región. Un saludo, presidente.

Anónimo dijo...

En el desarrollo de la "Ley que Desarrollo Rural", podía ponerse en marcha un Programa de Reincorporación de Universitarios a lo Rural (PROREUR). Estaría encaminado a ayudar a que los jóvenes con estudios superiores volvieran a su pueblo de origen para trabajar conforme a su titulación. Esa ayuda consistiría en facilitarles dos cosas, una el autoempleo (en combinación con la consejeria de juventud) y la segunda potenciando "´visitas y estancias breves de formación e información profesional" en otros lugares de Extremadura o España (Asistencia a Ferias de su Sector comercial o Empresarial, a Cursos, Encuentros...). Así se haría más atractivo el hecho de "quedarse en el pueblo", porque eso no lo verían ellos como estar aislado, sino todo lo contrario: tener una distinta calidad de vida y además disfrutar de salir periodicamente a otras ciudades y a ver cosas de tu mundo profesional, para traer de nuevo ideas nuevas al pueblo, valorando cada vez más todo lo que tiene de potenciable lo rural.

belén olvido dijo...

Querido Guillermo:
-En Extremadura "Hay Sitio", Hay entorno y hay medioambiente que lo hace saludable. Esto hace que nuestra región, sea especial en su entorno rural, una diana , una oportunidad para atraer a gente, siempre que la oferta allí sea atractiva: creo en la ecología unida al desarrollo y las nuevas tecnologías, a la recuperación de la calidad de los valores y productos tradicionales unidos a una comercialización moderna y de calidad, como quieren verla los ojos que pueden comprarla. Se trata de poner en valor lo que tenemos, nuestro campo y nuestras riquezas, en un papel de envolver que huela a futuro.
- La agrupación crea sinergias: la participación de la política en las preocupaciones locales es fundamental para conseguir soluciones, pero eso requiere también de la participación social ciudadana en la vida política. Esto ha de pasar de ser una propuesta romántica, a una base de nuestro desarrollo. La cooperación entre empresas locales puede también ofrecer una nueva visión, en cuanto a las ayudas públicas.
- Respecto a la Administración y las Mancomunidades, merecería una profund reflexión algo que es difícil pero seguro que con tu talante de diálogo se puede lograr: no podemos tener un mapa regional de cara a la administración, que se agrupe de diferentes maneras en función que se hable de materias del campo, de bienestar social o de sanidad. Eso acabará volviendo locos a los Ayuntamientos,a las agrupaciones locales y todos en su conjunto. Tal vez no pueda ser lo mismo exactamente, pero sí algo más parecido. Ahora que viene la Ley de la dependencia, y eso requerirá ayudar a los que sobre todo están en los medios más rurales,(que es donde es un problema por la falta de cuidadores jóvenes y la dispersión),merecería esto una reflexión pública y participada: aunque nos cueste algún pelo en la gatera.

Eva dijo...

Mancomunidades y Grupos de Acción Local son dos de los instrumentos imprescindibles en nuestro mundo rural.

Las primeras como prestadoras de servicios y ejemplo de solidaridad intermunicipal, como modo de superar lo local y empezar a trabajar en cooperación intermunicipal.

Las Mancomunidades son un eslabón más de descentralización -en vez de firmar 350 convenios, uno por ayuntamiento, se firman 32 y se llega igualmente a todos los rincones de Extremadura y se minimiza la burocracia.

Las Mancomunidades es una forma más de mantener a los Ayuntamientos en los territorios, pero tanto para los Ayuntamientos como para las Mancomunidades es preciso revisar sus formas de financiación: no se puede dar financiación al 80-20 o al 70-30, pues así sólo se engorda la deuda de los Ayuntamientos y se fomenta la precariedad de los servicios.

Los Grupos, dada su dilatada experiencia de trabajo, son más conocidos y desde luego son los referentes esenciales del desarrollo en Extremadura. Además son un buen instrumento para la participación y para el diseño de políticas que ayuden a mantener a la población en su entorno.
Pero ¡ojo! grupos y mancomunidades deben seguir trabajando e innovando y me parece que algunos nos estamos durmiendo y no precisamente en los laureles.

Iñaki dijo...

Hola guille, yo te haré una pregunta, ¿crees que es justo que comprar un partido de fútbol tenga el mismo precio en un bar de la capital donde las cosas son más caras y va mucha más gente a verlo que en un bar de un pueblo de 200 habitantes donde con suerte 10 personas pueden ir y la cocacola vale un euro?
Creo que en estos pequeños detalles es donde mejor se puede emprender una acción de desarrollo rural.
Un saludo

Miguel dijo...

Estimado Guillermo:

Me alegra que se hable en este espacio de las Mancomunidades, de Grupos de Acción Local y por supuesto de una Ley de Desarrollo Rural. Cuando hablamos de estos conceptos estamos reflexionando sobre nuestro presente y nuestro prometedor futuro, Extremadura tiene mucho, pero que mucho futuro, y parte de este desarrollo pasa por la potenciación y desarrollo de las Mancomunidades Integrales de Municipios, que permiten que los ciudadanos/as de Extremadura tengan la libertad de elegir donde quieren vivir, sin por ello renunciar a una vida de calidad, con servicios sociales, culturales, sanitarios, deportivos, de igualdad, empleo y casi todo lo que nos podamos imaginar que podemos conseguir en la ciudad. En Extremadura, hoy se puede ir de un lado a otro, salir de la comunidad y volver a dormir en la tranquilidad de nuestro pueblo, ese desarrollo de infraestructuras y recorte de las "molestias" y distancias hacen que ser y vivir en un pueblo sea un lujo. Extremadura no es sólo rural, es que queremos ser rurales, pq esto marca nuestra identidad y y como si un producto de alta calidad se tratara, marca nuestra diferencia con otras comunidades. Desde esta plataforma, me gustaria anirmarte a comtinuar ,a partir del 28 de Mayo, con el desarrollo de las Mancomunides, las bases están sentadas, ahora queda desarrollarlas y potenciar las mancomunidades realmente activas que integran territorios cohesionados y ofrecen servicios reales a la población, y acabar con mancomunidades "ficticias" que sólo figuran en un papel para colmar las aspiraciones de "poder" de unos pocos y no para ofertar servicios de calidad a los/as ciudadanos/as de su entorno.

Anónimo dijo...

Hola Guillermo:
En primer lugar gracias por brindarnos la posibilidad de opinar. Soy Gerente de un Mancomunidad y, sin lugar a dudas, como he participado desde los inicios en este largo y arduo proyecto de Mancomunidades, he sufrido en mis carnes el gran esfuerzo que esto ha supuesto, pero, también es verdad que hay 14 de mayo de 2007 después de casi 3 años, tenemos todos nuestros servicios consolidados y nos hemos convertido en un referente en nuestra Comarca, al igual que nuestros compañeros del GAL. Creo que todos tenemos nuestro sitio en la Camarca, lo que ocurre es que a veces las funciones no se determinana claramente en los inicios y dan lugar a malas interpretaciones y confusiones. Estas dos entidades pueden convivir perfectamente en un territorio y deben coordinarse para participar de forma conjunta en el desarrollo de la comarca, unos como entidad pública y los otros como Asociación, de igual forma que un Ayuntamiento convive con sus Asociaciones municipales. pero hay una pregunta en el aire, estas dos grandes estructuras alcanzan tal volumen de trabajo que exige la figuras de un director, gerente, coordinador... una figura que controle y coordine. En el caso de los ¨GAL, esta claro que no habrá ningún problema presupuestario para su continuidad, pero ¿que ocurre con los Gerentes de Mancomunidades que finalizamos a finales de 2007?¿cual va ser el futuro de las Mancounidades? ¿como se dá marcha a trás a esta estructura fuerte y consolidada que se ha creado? gracias.

Anónimo dijo...

De acuerdo con mucho de lo que aquí se dice, principalmente con belén olvido, Eva e Inaki.
Con belén olvido porque yo también creo en la ecología unida al desarrollo y las nuevas tecnologías y que la agrupación crea sinergias: la participación de la política en las preocupaciones locales es fundamental para conseguir soluciones, pero eso requiere también de la participación social ciudadana en la vida política.
Con Eva porque es cierto que no hay que dormirse en... y que hay que estudiar y cuidar el tema de la financiación...
Con Iñaki porque yo también creo que es por el estudio de estos pequeños detalles y otros… por donde se debe comenzar y seguir la acción de desarrollo rural.

Anónimo dijo...

Estimado Guillermo, oir tus intervenciones y planteamientos no hace más que reforzar la profunda alegría, como ciudadano, extremeño y socialista de corazón, que me provocó la noticia de tu nombramiento como candidato a la Presidencia de la Junta de Extremadura, enhorabuena para ti y para todos los que creemos en el futuro de Extremadura.

Centrándonos en el tema que propones, en efecto creo que la búsqueda de un necesario equilibrio entre lo urbano y lo rural es y debe seguir siendo uno de los retos centrales de un gobierno que, hasta la fecha y como no podría ser de otra forma, es un referente indiscutible en desarrollo rural y en la búsqueda de fórmulas que permitan garantizar la igualdad de todos los ciudadanos de forma independiente a la ubicación y el tamaño de la localidad en que residen.

Éste éxito, difícilmente cuestionable, no puede, sin embargo, hacernos olvidar que es necesario seguir ahondando en determinadas líneas de trabajo ya iniciadas y abrir nuevos caminos que pasan inevitablemente por el reforzamiento de fórmulas supramunicipales, dado el reducido tamaño de un amplio porcentaje de nuestro tejido municipal, y por la reforma de una financiación local claramente insuficiente para hacer frente a los nuevos y numerosos retos que plantea la ciudadanía.

La Región cuenta en la actualidad con dos redes, Mancomunidades Integrales y Grupos de Acción Local, ambas enormemente valiosas, que permiten articular, antes de su entrada en vigor, gran número de los objetivos generales que, ya plantean el anteproyecto estatal de Ley para el Desarrollo Sostenible del Medio Rural y el Libro Blanco para el Desarrollo Rural en Extremadura.

En lo que a las Mancomunidades Integrales se refiere continuar con la política regional de apoyo a su desarrollo e implantación territorial, permitirá sin duda cumplir con el objetivo prioritario de mantener y mejorar el nivel de población del medio rural y elevar el grado de bienestar de sus ciudadanos, asegurando unos servicios públicos básicos adecuados y suficientes. De hecho, todas los trabajos realizados por las Mancomunidades en esta última legislatura, con el auspicio de la Junta de Extremadura y especialmente de su Consejería de Desarrollo Rural, han ido dirigidas a potenciar la prestación de unos servicios públicos básicos de calidad en todos nuestros municipios mediante la planificación estratégica, la creación de cartas de servicios y la introducción de fórmulas participativas a través de las Agenda 21 Local que ya poseen la práctica totalidad de los territorios.

Profundizando en el planteamiento, en mi opinión, el papel de las entidades supramunicipales en Extremadura es aún más relevante si tenemos en cuenta que, como ya he señalado antes, la realidad extremeña está marcada de forma clara por la dispersión y el inframunicipalismo (en este año 2006 el 60% de la población extremeña se asienta en 374 municipios que no superan los 15.000 habitantes). Si a ello le añadimos el aumento galopante de las competencias municipales, ante una sociedad cada vez más compleja y dinámica, nos encontramos con una realidad municipal frágil que podría ser incapaz en corto medio plazo de dar respuesta a las necesidades de unos ciudadanos que verían ahondar el abismo que les separa de los habitantes de las medianas y grandes ciudades, baste recordar el tan utilizado ejemplo de la ciudad de Málaga cuya participación en los tributos estatales es mayor que la de toda la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Aún reconociendo las dificultades de nuestra realidad municipal, la Junta de Extremadura ha introducido importantes elementos correctores dotando a los Ayuntamientos de un Fondo de Cooperación Municipal que, con secciones condicionados o no, contribuye a aliviar el peso del techo competencial alcanzado por los Municipios. A estas acertadas iniciativas se debe sumar la emprendida por la Junta de Extremadura en esta legislatura conducente a la definición de ese nuevo ordenamiento territorial, inspirado desde los propios municipios, en el que las Mancomunidades integrales se podrán transformar en polos de atracción de recursos con el objetivo de dotar a todas las poblaciones de una amplia cartera de servicios que garantice la obligada y también constitucional igualdad de oportunidades y derechos a todos los ciudadanos de la Región, impidiendo al mismo tiempo, como de hecho está sucediendo, la desastrosa desaparición de municipios, batalla ya perdida en otras Comunidades Autónomas, en flagrante contradicción con los principios marcados en la propia Estrategia Territorial Europea.

La iniciativa emprendida por la Junta de Extremadura, ha introducido en un breve periodo de tiempo desde su puesta en marcha procesos de planificación estratégica adaptados, por su carácter local, a las necesidades reales de una ciudadanía que cada vez más ve en el Municipio, especialmente en los más pequeños, su único interlocutor público, en el que deposita todas sus demandas e incluso aspiraciones. Además la Junta, con el valioso concurso de la Consejería de Desarrollo Rural, ha dotado a las Mancomunidades de un Fondo de Cooperación consolidado que permite comenzar a afrontar dicha planificación con relativa seguridad y que da salida a parte de los problemas a los que se enfrentan los gobiernos municipales, obligados en muchas ocasiones a buscar en el ingenio, la experiencia y la ilusión, todos ellos valores abstractos, las vías de financiación prácticas de las necesidades que le demandan los ciudadanos y que, en definitiva, requieren fórmulas que permitan a los Municipios afrontar su desarrollo integral.

Esta meritoria línea de trabajo iniciada por la Junta de Extremadura, a pesar de su carácter reciente, es plenamente coincidente con el informe emitido en el año 2002 por la Comisión para el estudio y propuesta de medidas para la reforma de la financiación de las Haciendas Locales. Dicha Comisión, creada por Resolución de la Secretaría de Estado de Hacienda, de 11 de julio de 2001, apuntaba ya, como solución a los problemas generados por el minifundismo de la planta municipal española (con 6.954 municipios por debajo de los 5.000 habitantes), el recurrir a las Mancomunidades de Municipios como fórmula más adecuada para optimizar los medios disponibles y mejorar las prestaciones de servicios a los ciudadanos. Para ello la Comisión sugiere resolver previamente los problemas básicos de estas entidades, que se derivan fundamentalmente del funcionamiento de sus órganos representativos y de sus dificultades financieras con respecto a los Municipios asociados.

De hecho, para la correcta aplicación de dicha fórmula la Comisión profundiza en su informe y apunta como conveniente la adopción, principalmente por los gobiernos regionales, de las siguientes decisiones:

- Modificaciones normativas que facilitasen la prestación de los servicios y el funcionamiento de personas jurídicas asociativas como pueden ser la exigencia de un contenido mínimo en cuanto a los servicios, profesionalización de la gestión, etc.
- Obligatoriedad de que las contraprestaciones por los servicios, tasas o precios, sean recaudados por la Mancomunidad u otra entidad asociativa. De esta forma se evitan problemas derivados de la falta de aportación o el retraso en el pago de las aportaciones de cada municipio.
- Establecimiento de subvenciones para el fomento de la prestación de los servicios públicos mediante fórmulas asociativas.

Seguir, por tanto, ahondando en esta línea debería convertirse en prioritario en toda estrategia de desarrollo rural que se ponga en marcha en nuestra Región y que pretenda coadyuvar al objetivo común de garantizar la supervivencia y desarrollo sostenible del mundo rural. Dotar de una financiación suficiente a los Ayuntamientos y Mancomunidades para diseñar iniciativas de desarrollo y políticas propias, con toda la coordinación y controles necesarios, debe ser por tanto, a mi juicio, uno de los puntos transcendentales que la Administración Autonómica se deberán plantear si quieren aspirar al tantas veces repetido equilibrio territorial.

Suerte Guillermo, contamos contigo en este apasionante proyecto, cuenta también con todos aquellos que queremos a Extremadura y creemos en el futuro de su gente y pueblos, de toda su gente y de todos sus pueblos.

Anónimo dijo...

Anda Guillermo, que no te quejarás de la de Tecnicos que tienes a tu favor y vaya lecciones mas larguismimas que nos dan, que parecen la Enciclopedia!

pepelcamaron dijo...

DAR LAS GRACIAS POR FACILITAR EL CONTACTO CON EL CANDIDATO Y PODER HACER ALGUNAS REFLEXIONES
USTED SABE LO QUE ES EL CARBURO, QUIZAS COMO YO O MENOS PUES ES MAS JOVEN DOS TRIENIOS, PREGUNTESELO USTED A SU ABUELO , CREE USTED QUE LO USARIA Y QUE PARA EL ERA UN PRECIADO BIEN , PUES ESO JUSTAMENTE VA A SER LO QUE VA A PASAR TRANCURRIENDO UN PAR DE GENERACIONES CON LOS DERIVADOS DEL PETROLEO, SUS NIETOS APENAS SABRAN QUE ES, ALGUNOS MOTORES VIEJOS DE UN CAMPO USARAN LA GASOLINA PERO NADIE CONOCERA PASADO 60 U 80 AÑOS ESTA FUENTE DE ENERGIA. PIENSELO SEA VALIENTE, DESMARQUESE DE SU PADRINO PUES EN SU GOBIERNO NO HA DE TENER MAS MADRINA QUE EXTREMADURA Y CREO QUE EXTREMADURA LE PIDE QUE POSPONGA LA DETERMINACION DE LA REFINERIA NO NOS VA A SACAR DE POBRES A LOS QUE AQUI VIVIMOS, SUS CONTRICANTES POLITICOS LO USARAN COMO DARDO ARROJADIZO Y LA IMAGEN DE CAMPO Y ECOLOGICA QUE HEMOS DADO A TODA ESPAÑA SE VARA DESVIRTUADA EN DOS PALABRAS

Anónimo dijo...

Estimado Guillermo:

¡Qué oportunidad nos das a las personas que trabajamos por y para el Desarrollo Rural de nuestro municipio de reflexionar sobre este tema! Te damos las gracias por ello.

Mancomunidades Integrales, ¿qué significa? La nuestra ya lo era en cuanto a servicios antes de la reorganización que propuso la Consejería de Desarrollo Rural. La agrupación ‘voluntaria’ de municipios debe ser eso, voluntaria para que todos los ayuntamientos se sientan integrados.

Las Mancomunidades en Extremadura han sido y son referentes en la solidaridad intermunicipal y en la cooperación donde municipios de 7.000 habitantes y otros con 200 tienen el mismo número de votos en su organismo mancomunado.

Una Mancomunidad no sólo debe estar para prestar servicios básicos, sino para fomentar el desarrollo, la formación, la participación ciudadana, la adquisición de valores, la integración, la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y, sobre todo, la fijación de la población al territorio. Y eso sólo se hace con la aplicación de políticas públicas desde la perspectiva de género de forma transversal, fomentando la participación ciudadana de jóvenes, mujeres, mayores, personas con discapacidad; fomentando la construcción de viviendas públicas en los municipios en convenio con la Agencia Extremeña de la Vivienda, construyendo polígonos industriales o parques empresariales o semilleros de empresas en los municipios más pequeños donde las empresas tengan la posibilidad de instalarse; fomentando la sociedad de la imaginación, de la inversión, de la obtención de incentivos al fomento del empleo; cualificando a nuestros jóvenes que son el presente y el futuro de Extremadura; que sea más fácil obtener ayudas a la creación de empresas que a la compra de viviendas; que valga más una idea o un sueño, por supuesto con una viabilidad económica, que el ladrillo.

Nuestro modelo de Desarrollo Rural se está exportando a otros países no sólo europeos sino también latinoamericanos; que la cooperación intermunicipal sea una identidad y una seña para llegar a la cooperación internacional de los municipios que lo necesiten. Queremos seguir creando servicios de proximidad, queremos que las mujeres de los municipios, que en gran medida son las que sustentan a las familias y a las personas dependientes, obtengan un empleo. Queremos cualificar a nuestros jóvenes para que sigan trabajando en sus municipios, queremos que nuestras empresas sean competitivas, que comercialicen sus productos, unos productos que son de alta calidad.

El progreso del Desarrollo Rural, a nuestro parecer, pasa por la consolidación de las organizaciones mancomunadas, del apoyo de todas las Consejerías de la Junta de Extremadura en una misma línea, que exista financiación suficiente para poner en valor lo que tenemos. Queremos seguir siendo un lugar especial para vivir e ideal para invertir.

Hay mucho trabajo que hacer y continuar a partir del 28 de Mayo, pero estamos convencidas de que lo vas a hacer, de que lo vas a lograr y, sobre todo, de que vas a escuchar. La aplicación de políticas y de estrategias con un enfoque de abajo-arriba siempre han sido importantes, hay que pararse, mirar y estudiar las buenas prácticas que las Mancomunidades están ejecutando en sus proyectos y su transferencia a las políticas generales; es importante la complementariedad de las acciones en el territorio.

Desde nuestra Mancomunidad queremos seguir creciendo de una manera sostenible y prestando unos servicios con calidad, basados en la solidaridad y en la justicia social.

Gracias Guillermo por escucharnos y darte ánimo y fuerza para tu nuevo gobierno.