El cuaderno de Guillermo Fernández Vara: Mª Carmen, vendedora de cupones

sábado, 24 de febrero de 2007

Mª Carmen, vendedora de cupones

En Badajoz, en el barrio del Progreso, existe una cuponera de la ONCE. Se llama Mª Carmen. "Sus dominios" son los aledaños de la Avda del Padre Tacoronte. Allí está el Centro de Salud, también el Instituto San José. En estos días de estancia en Badajoz -es la sexta estación de mi viaje por las ciudades grandes de Extremadura- la he conocido. Fue el miércoles, ya entrada la noche. Nos reuníamos en su barrio un grupo de gente, seríamos alrededor de 200. En un momento de la reunión pidió la palabra. Y dijo: "me gustaría que me tocara el cupón a mí para ayudar a este barrio". Me hizo pensar mucho, allí no pude demasiado por la dinámica tan activa de la reunión. Pero luego sí. Por la noche sí. Cuando te vas a dormir y depositas en la mesilla, o lo intentas, las penas y las alegrías, para poder conciliar el sueño, hay algunas ideas que no se dejan depositar. La frase de Mª Carmen se quedo conmigo un rato hasta que me dormí ya cansado.

La Badajoz de los 150.000 habitantes de hoy sufre un profundo desequilibrio y asimetría en su desarrollo. La Badajoz que se ve más y la que se ve menos. Pero los ciudadanos viven en una y en otra. La sociedades avanzadas, las llamadas del bienestar, se basan en un gran pacto entre acomodados y no acomodados, que garantice unos servicios y unas coberturas básicas que deben ser universales.

Ví las pistas deportivas de la UVA, os invito a verlas, y sentí que algo hemos hecho mal, unos, los que son directamente responsables, por contribuir a un Badajoz de dos, o quizás de tres velocidades. Otros, por haber tardado un poco en ir casa a casa, calle a calle, barrio a barrio, a contar y a decir que las cosas pueden y deben ser de otra manera. Ahora lo vamos a hacer, convencidos de que nos jugamos el mañana de Badajoz, pero sobre todo de sus gentes. Badajoz puede tener 200.000 habitantes en un futuro no lejano. 15-20 años. Cáceres está creciendo. Mérida o Plasencia, también. Pero antes tenemos que garantizar el equilibrio entre barrios para que ese crecimiento de nuestras ciudades sea incluyente.

Apelo al BARRIO , queridos amigos de este blog. La ciudad nos dá el nombre, el barrio en el que vivimos nos da el apellido. Yo vivo en Olivenza, "en el largo de San Francisco". En los barrios y en sus calles se encuentran respuestas a muchas preguntas que se hace la gente hoy. Por eso planteo en las reuniones de cada día con tantos ciudadanos, la necesidad de trabajar conjuntamente por los barrios. Sentirte parte de algo es la mejor manera de luchar contra la incomunicación y la soledad de la sociedad actual. La respuesta a muchas preguntas de hoy estan más en el barrio que en la urbanización.

¿Cual es la diferencia? La convivencia. En las urbanizaciones se vive, en los barrios se convive.
Luego si quieres saber si el lugar en el que habitas es una urbanización o un barrio, preguntate solamente si te alegran las alegrías de tus vecinos y te entristecen sus problemas.
Y no olvidemos que cualquiera de nosotros puede encontrarse solo algún día.

Esta noche he cenado con muchos amigos, casi 300. Faltaba uno. Nos estará viendo desde alguna parte. Estoy seguro.

15 comentarios:

ruralita dijo...

..."y sentí que algo hemos hecho mal"..

Espero que esta capacidad de autocrítica que forma parte de ti, sirva para que otros también aprendan que eso es una cualidad que tiene que, indiscutiblemente, formar parte del compendio de valores que han de componer el perfil de quiénes tienen la responsabilidad de representar los intereses de la ciudadanía.

Cuida mucho de que esto sea así, ahora y en el futuro. Eso supondrá muchos logros para Extremadura.

Eva dijo...

En los BARRIOS al igual que en los pueblos pequeñitos -Guillermo quizá deberías pasar un día en uno de ellos para que vivieras su dinámica- las personas siguen limpiando su trocito de acera, con el convencimiento, cierto por otra parte, de que así todo el BARRIO o PUEBLO estará limpio.
¡Ójala seamos capaces de conservar nuestro trocito de acera limpio!

M.MORO dijo...

ENHORABUENA!!!!!!!!
YA ERA HORA DE QUE ALGÚN POLÍTICO SE DIERA CUENTA DE QUE BADAJOZ AUNQUE NOS DUELA,ES UNA CIUDAD DIVIDIDA Y DICEN EN MI PUEBLO,QUE A LO QUE ESTA A LA VISTA ,NO LE HACE FALTA ANTEOJOS...
CLARO QUE SÍ GUILLERMO,NO DUDES QUE A ESTO HAY QUE PONERLE FRENO,NO ES GRATO PARA LOS QUE VIENEN DE FUERA Y LO VEN Y MENOS AÚN PARA LOS QUE VIVIMOS AQUÍ.TU POLÍTICA SI CONSIGUES LLEVARLA A CABO COMO LA PLANTEAS, NO TE QUEPA LA MENOR DUDA,QUE ES DE LO MEJORCITO QUE SE ESTÁ VIENDO EN ESTE TIEMPO.QUE FALTA NOS HACE TENER A GENTE COMPROMETIDA PARA DE UNA VEZ POR TODAS QUITAR DE EN MEDIO ESTA SITUACIÓN QUE ESTÁ VIVIENDO BADAJOZ.TÚ GUILLERMO CREO QUE TE ESTÁS DANDO CUENTA,QUE ALGO ESTÁ CAMBIANDO Y QUE TIENEN QUE CORRER NUEVOS TIEMPOS,ENTRA CON FUERZA EN LA CIUDAD Y ACTÚA INCLUSO MIENTRAS ESPERAS.

UN FUERTE ABRAZO

Anónimo dijo...

Soy cacereño, pero esas desigualdades no sólo se viven en Badajoz, yo te voy a hablar de una desigualdad que se vive en toda Extremadura: la de nuestros jóvenes universitarios que se ven obligados a emigrar.
¿No te parece una sangría insoportable que se tengan que ir la mayoría?
¿Puede Extremadura seguir formando a lo mejor de su juventud para que se vaya fuera? ¿tenemos futuro como entidad, como sociedad, como región si lo más granado, los líderes intelectuales tienen que emigrar? Me parece que esto si es una desigualdad cruel.
No hay mucha diferencia entre nuestros jóvenes, en el fondo, en la forma está claro que sí, y los de los países subsaharianos que nos envían a lo más granado de su miseria para que puedan enviar dinero.
Guillermo: creo que uno de los mayores retos, posiblemente el más importante de tu carrera política, es que los mejores se queden aquí, podemos prescindir de otros, pero de los jóvenes universitarios no.
En mi círculo familiar tenemos, entre los sobrinos y los hijos a la mitad fuera: Inglaterra, Alemania, Madrid, Baleares, Sevilla. Entre mis vecinos también tenemos varios casos. ¿Esto es sostenible?. No se han ido por que así lo han querido, se han ido por falta de oportunidades.
¿Las tendrán contigo?

doctor sito dijo...

Es verdad que en los pueblos se vive de otra manera.
Procedo de una gran capital de otra Comunidad Autónoma, y después de vivir allí bastantes años apenas llegué a conocer nada de los vecinos de mi bloque.
Ahora vivo en un encantador pueblo de Extremadura, donde la convivencia con los vecinos es mucho más estrecha y estimulante.
Te invitan a entrar en sus casas, te ofrecen lo que tienen, te ayudan cuando lo necesitas, te cuentan sus problemas, etc.
Y todo con la elegancia espontánea de establecer un límite y no entrometerse demasiado en tu vida.
La verdad que mi familia y yo (lejos de los nuestros)nada más que hemos encontrado apoyo y comprensión, y no deja de asombrarnos día día la hospitalidad de nuestros vecinos.
Puede que ésto forme parte de lo que se denomina "calidad de vida", y que hay gente que todavía no sabe apreciar
Un abrazo.

Guillermo dijo...

Lo he dicho en privado y en público.Si hay una razón por encima de cualquier otra para que aceptara el reto para el que los compañeros me han elegido, es por los jóvenes. Por eso te digo, amigo anónimo, que no pudiendo ni debiendo generalizarse, hay miles de jovenes universitarios que estan trabajando aquí, ese debe ser uno de nuestros principales objetivos. Para eso hay que apostar y fijar esa prioridad.Eso se llama empresas, eso se llama industrias. No obstante no debemos olvidar que aquí hay mucha gente trabajando en ese objetivo desde hace tiempo. Y que sólo en estos últimos cuatro años se han creado 53.000 empleos en nuestra región, muchos de ellos ocupados por jovenes universitarios. Otra cosa es la retribución y la estabilidad, en los que se debe mejorar y avanzar, y se hará, pero eso no es distinto de lo que ocurre en otros sitios.
Pero quiero que sepas que me preocupa como a tí y que es una de las razones de mis decisiones personales. El otro día estuve en la factoría de INSA-IBM en Cáceres. Ya hay 200 jovenes informáticos menos con necesidad de buscar cosas fuera. Ese es el camino. Eva, esta semana terminó las estancias en las ciudades grandes pero seguiré de viaje después de cumplir mis obligaciones de gobierno. Iré a los pueblos chicos, y quiero hacerlo acompañado por algunos jovenes urbanos-es una manera de hablar- de mi partido para que hablemos con jovenes rurales. Me interesa saber sus opiniones.

Quettaheru dijo...

Ya se lo he dicho a mi hermano (que estuvo ayer en la reunión con jóvenes; yo, por problemas de horario, tuve que ir a la de las "gentes de la cultura"): si haces todo lo que dices, y lo que dices lo piensas de verdad, vienen muy buenos tiempos para Extremadura. Y estoy convencido de que así será. Desde luego, la charla del jueves me dejó muy buen sabor de boca. El hecho de que la opinión de grandes grupos de gente de la calle sea tenida directamente en cuenta (y apuntada en una libreta) por los candidatos es algo muy positivo.
Respecto a la diferencia entre barrio y urbanización, estoy completamente de acuerdo. He crecido en una urbanización a las afueras de Badajoz (margen derecha, la olvidada), y el ambiente no tiene nada que ver con el que se puede respirar en San Roque, San Fernando, etc. No hay la misma cohesión social. Pero creo que los centros cívicos que planeáis tanto Paco como tú pueden ser un gran paso para democratizar el acceso a la cultura, base para una convivencia equilibrada.
Sin más que decir, prometo que llevaremos a cabo nuestro plan de constituirnos en Asociación Cultural, aunque no tengamos ni local ni brasero. He dicho ;)
Un saludo,
el "cagao"

M.Moro dijo...

Me dá mucha pena que se digan esas cosas de extremadura MI TIERRA!!!!!!
Por experiencia propia sé lo que es vivir en una aldea ya que nací allí y de la que me siento orgullosa,en una gran ciudad, en la que me encontraba como en casa, a pesar de que haya gente que eche pestes de cataluña,y ande diciendo cosas como que a los extremeños no se nos atiende en la salud pública,(en mi caso,´tuve que vivir una situación de extrema gravedad y fué inmejorable e intachable)tengo que decir al respecto,y desde entonces,empecé a conocerte guillermo,que cuando por aquella circunstancia tuve que hacer la maleta,lo primero que pensé,fué allí no voy a tener los medios y el equipo médico que tengo aquí,y un médico catalán al que adoro,me dijo:vé tranquila que en badajoz hay uno de los hospitales mejores de nuestro país y el equipo de neurocirugía nada que envidiar al nuestro,tengo que decir CHAPÓ,EN MI TIERRA,por la sanidad!!!!!! y ahora, vivo en badajoz. Nada es mejor ni peor,simplemente diferente,no sigamos por el camino ese del que hablas (anónimo)que en todas las partes se cuecen habas,y no salen los catalanes,los madrileños,etc...??????????Guillermo sigue luchando y haciéndolo en esa dirección,estoy segura ,que sin saber de política es el mejor de los caminos!!!

Belén Olvido dijo...

Soy joven y vine de fuera, porque fuera no había donde sembrar.Vine en principio sin saber que venía, y ni mucho menos que me quedaría. Quería HACER, y me quedé porque aquí, en esta bendita tierra, los proyectos salen adelante.Con el mismo esfuerzo que en el resto de sitios, por supuesto, pero aquí, la Tierra tiene sabor esperanza, color de opciones, y calor de compromiso. Quienes no lo ven, es porque realmente no saben lo que hay por ahí. Aquí hay sitio. Mucho sitio. Y buenos horizontes. Hay gente que se involucra. Y cada vez más carreteras y raíles. Si somos capaces de proteger a los que empiezan, y dejarles avanzar por sí solos ( sin atrarlos en el subsidio), esta será una tierra prometida para los jóvenes. Trabajemos en los que sueñan. Ofrezcamos postgrados protegidos (a los jóvenes de fuera también): no hay cosa que más atraiga a los de dentro, que ganar masa crítica con los que de lejos vienen.Por último, la mejor forma de ganar gente es dejar las puertas abiertas: basta que digamos "quédate" constantemente, para que los que aún están creciendo,nos lleven la contraria.
besos

edt dijo...

Felicidades me gusta su forma de escribir y pensar. saludos

Anónimo dijo...

Soy cacereño...

Has contestado a la reflexión que colgué ayer y, la verdad, la primera frase de tu respuesta me ha llenado de satisfacción.

Yo soy miembro del PSOE, te tenido cargos y me conoces, incluso te diría que hemos peleado en alguna ocasión por temas sanitarios de esta ciudad. Estoy descontento, creo que estos años se podría haber hecho más, pero también estoy esperanzado, como dice el lema de la precampaña: "nuevos tiempos". Me enorgullece que el candodato de mi partido enarbole la bandera de la juventud: es lo que nos queda. No olvides tampoco a las mujeres, que aún tienen menos oportunidades y, creeme, las chicas jóvenes de esta región se lo están currando.

Gracias por la respuesta, sigue así. Yo te seguiré arrojando reflexiones... y guardaré las respuestas.

Salud compañero.

doctor sito dijo...

La juventud, divino tesoro,...
En primer lugar, tenemos que conseguir que nuestros jóvenes no tengan que abandonar nuestra región, que tengan las suficientes oprtunidades para quedarse en nuestra tierra, que se sientan identificados con sus raíces, que crean en un proyecto esperanzador que se llama EXTREMADURA.
Y una vez conseguido este objetivo, tenemos que abrir las puertas de par en par e intentar que los jóvenes de otras regiones y de otros paises encuentren aquí un sitio acogedor y con oportunidades.
Uno de los problemas más importantes de nuestra Extremadura es el envejecimiento de la población y hay que tomar medidas antes de que la situación sea insostenible.
Si Ibarra ha conseguido poner a Extremadura en el mapa, tú tienes que lograr que Extremadura "se salga".
Un abrazo.

Pedro Cubino Neila dijo...

Celebro tu aguda frase de que "en las urbanizaciones se vive, en los barrios se convive". A mí me gusta la convivencia.

Anónimo dijo...

Si Guillermo muy agudo tu comentario haber si cuando estes en tu cargo de presidente tambien te acuerdas de la "Vendedora de cupones" o se te olvidará como al resto de póliticos que conocemos tanto de un partido como de otro.
A mi me agradaría que no se te olvidara pero de ilusiones también se vive por eso espero que no se te olvide, cosa que probablemente si que ocurrira.
Valencia del Mombuey

Anónimo dijo...

Llegé hasta aquí por casualidad , soy de Asturias , pero como tengo bastantes vinculos en Extremadura, más en Olivenza, me he leído tus palabras Guillermo y me parecen muy hermosas ¡ojalá sea posible todo!Mientras tanto te mando muchos ánimos y un abrazo
Lola Bertrand