El cuaderno de Guillermo Fernández Vara: Dolor, sufrimiento, cuidados paliativos

sábado, 16 de febrero de 2008

Dolor, sufrimiento, cuidados paliativos

No soy objetivo. Lo confieso. Soy médico, y no he dejado de serlo para ser Presidente de la Comunidad Autónoma de Extremadura. Dicho de otra manera, me siento un médico al que durante una etapa de su vida los extremeños le han encargado ser su Presidente.
No quiero que este post se convierta en un juicio en nuestra Plaza a lo ocurrido en el Hospital Severo Ochoa de Leganés. De eso que cada uno saque sus conclusiones.

Simplemente quiero que cada uno se exprese tal como lo sienta en relación con algo tan sencillo como esto. Se puede perder la batalla frente a la enfermedad. Pero, ¿conlleva ello que aceptemos perderla frente al sufrimiento? ¿Se puede evitar el dolor y el sufrimiento como valor en si mismo? Si tu fueras médico, y para calmar el dolor de un paciente necesitas dar una dosis que puede poner en peligro su vida en ese momento, ¿lo haces?, ¿o lo dejas sufrir, para que se muera igualmente sufriendo?

Os pido que hablemos de temas tan importantes como éste sin hacernos daño unos a otros.
Un abrazote
Guillermo

149 comentarios:

oistrakh_spirit dijo...

Todos tenemos o hemos tenido personas en cuyos últimos tiempos parecen predestinadas a sufrir. Soy partidario de aplicar aquellos mecanismos que sirvan para aliviar esos agónicos momentos. Dentro de la legalidad vigente. ¿Debería la legalidad vigente permitir que eligieramos cuándo morir? Pregunta difícil. Probablemente mucha gente piense que sí. Y otra que no.

Me guardo mi opinión y simplemente animo a quienes estén cerca de personas que se encuentren en esos momentos. Las animo porque tienen una tarea dura. Aunque luego os hartéis de llorar, delante del enfermo sonreidle.

Estoy haciendo un curso de formador en socorros y emergencias y en el libro viene eso. De encontrarnos alguna vez a alguien que claramente va a morir - en el ámbito de las emergencias -, nunca dejadles solos y tomadles la mano .

No has de pedirnos Guille que nos hagamos daño. Cada post debe ser una muestra de respeto a los blogeros y a ti, por dejarnos ser parte de tu ciber-vida.

Un fuerte abrazo a todos y todas.

* - * - * - * - * - * - * - * -* - * - * - * - * - * - *

- - - - - - - - - ФІѕТяакн_ЅριЯιΤ - - - - - - - - -

Anónimo dijo...

Tengo la suerte de ser médico y de ser psicólogo, ambas cosas me han permitido entender algo del sufrimiento humano.
Aliviar el sufrimiento siempre se puede. Siempre que se quiera. Y más al final de la vida, ayudándo a disminuir el dolor, la angustia, la sensación de asfixia. Y, es curioso, los pacientes viven más tiempo porque no tienen prisa en morirse, sufren menos. Y sus familiares, cuando han vivido esto lo saben. Y todos lo queremos para nosotros, y para los nuestros. Por eso siento mucha pena cuando se cuestiona a profesionales que alivian el sufrimiento ayudando a bienvivir hasta en los últimos momentos de la vida. Ojalá todos los ciudadanos entiendan esto antes de que les toque a ellos o a alguno de sus seres queridos.
Manuel

Teresa dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dice oistrakh, lo único que podemos hacer es acompañar al enfermo y darle la mano, estar a su lado, aliviar el dolor y no ponerlo en peligro. Es difícil a veces, pero hay que aliviarles el sufrimiento.

Paco Centeno dijo...

Hola a todos,
Yo no creo que la enfermedad deba transcurrir con dolor y soy partidario de la analgesia. Afortunadamente, la investigación en este campo permite aplicar tratamientos que palían el dolor de manera muy efectiva y con cada vez menos riesgo para el paciente.
Otra cosa es que hablemos de acabar con la vida de una persona para acabar con sus sufrimientos.
También voy a opinar la respecto: si el paciente expresa su deseo de finalizar con sus sufrimientos, yo lo haría. Y si no lo expresa por las razones que sea, me gustaría tener una legislación que me permitiera acabar con sus sufrimientos, siempre que el criterio médico indique que se trata de un enfermo terminal.
Un saludo

José Manuel. dijo...

Quien es una persona que no sufre dolor para decidir si un ser humano debe morir o no con dolor?

Una vez más se le da derecho a opinar a quien no lo padece. ¿Qué tiene que opinar?

La ciencia ha avanzado tanto que permite necer sin dolor. Entonces, ¿por qué hay que morir con dolor?

En este tema vuelven a salir a la luz las creencias religiosas de cada uno, pero lo que yo creo que realmente debe de prevalecer son los magnificos avances de la ciencia.

Estoy de acuerdo con todo aquello de la ciencia que bien utilizado permita vivir o morir mejor al ser humano, con todo aquello que pueda evitar enfermedades, con todas aquellas manipulaciones genéticas que puedan permitir una mejor calidad de vida.

La humanidad avanza, y gracias a los avances de la humanidad y de la ciencia hoy vivimos mucho mejor que hace 2000 años.

Todo aquello que sea una mejor calidad de nacer o morir creo que hay que aceptarlo si miedos.

Un saludo.
José Manuel.

Anónimo dijo...

Hay temas que… Sólo pido al médico que me atienda, si algún día me encuentro en una situación como ésta, que me trate como trataría a su propia madre…
Se dice que el parecido entre humanos es tremendo, es decir, que sólo nos separan pequeñas diferencias… pues menos mal… porque... Aunque no sé si con las manos en el corazón las diferencias serían menores. También se dice "Todo es según el color del cristal a través del cual se mira".
Si nos preguntáramos con más frecuencia que haría yo en esta o aquella situación, cómo reaccionaría si… tal vez, así, el color del cristal por el cuál mirásemos se iría asemejando más y más, según fuéramos acercándonos a nuestro dolor, al del otro. No debemos desear para nadie lo que no queremos para nosotros, pero no sé por qué seguimos empeñándonos en criticar a las personas, y a sus acciones, antes de ponernos en su lugar y preguntarnos ¿qué hubiera hecho yo? ¿Cómo lo hubiera enfrentado yo?
Pero esto, la mayoría de las veces y desde mi criterio, es por ignorancia, porque no vemos más allá de… ¿nuestras experiencias?, ¿de las enseñanzas que adquirimos en nuestro entorno…? (Conozco a quién fue jefe y después peón y un día me dijo: “Ahora, quiere mi jefe que me quede todas las tardes un rato más, porque y que va mal el negocio; pero cuando le iba bien nunca me…”. Seguidamente le pregunté, ¿y cuándo tú eras jefe? Pues… eso. Ahora puedo ver las cosas desde el otro lado y…).
No deberíamos ser tan “ligeros” de palabras, ni defender ciertas cosas con tanta vehemencia, deberíamos ser más justos.
Otras veces…
Saludos. Mari.

Ricardo dijo...

Amigo doctor: Se me hace duro pensar que exista alguien contrario a los tratamientos paliativos del dolor en enfermos terminales; te digo más, yo, si soy consciente de que mi cabeza se va más de lo debido, me aplicaría métodos que impidieran a los míos sufrir, sin que hubiera perspectiva de curación.

Creo que estos métodos deberían ser regulados por el estado. Está claro que sólo sería aplicable a las personas que lo quisieran.

En estas cosas soy un tanto irracional y no puedo pensar que cualquier ser humano -y más, como en este caso, familiares-pueda renunciar a morir con dignidad y una cierta calidad. Yo tengo experiencia y sé lo que digo, aunque parezca un monstruito para algunos "manifestantes".

Quizás sea vehemente porque estoy más cerca del final, ¡cuidado!...debido a la edad. Un abrazo. Ricardo.

P.S. En el entorno hospitalario creo que sólo pueden rechazar estos tratamientos los fanáticos.

Anónimo dijo...

Vaya tema que has puesto como entrada.Trataré de comentar sobre el mismo aunque es muy complicado. Durante éstos días que vengo escuchando hablar de éste asunto, estoy recordando una situación muy dificil, que hoy después de algunos meses todavía me resuena.Creo que será así cada vez que lo escuche y lo recuerde, creo que será siempre. Aunque no es lo mismo, pero tengo que decir que se pasa muy mal. Es posible que incluso alguien trate de ponerse en la posición que planteas, pero aún a pesar de su comentario, creo que no sentiría la situación llegado el momento de la decisión. No te lo acabas de creeer o si me apuras más, aún llegando a planteárselo, tengo que manifestar que no lo acabas de ver claro. Somos humanos, Guillermo.Desde esa posición, es desde la que trato de trasladar mi opinión. Creo que llegado el momento y una vez que te lo explican, necesitas encontrar respuestas, por que lo que no quieres, es ver el sufrimiento y que además tratas de buscar alguna solución y es que la respuesta, es que no la hay. Tratas de encontrarla pero no la encuentras. Por ello, digo que será dificil expresarse, porque no es nada sencillo.
Lo que creo que es tremendamente importante, es que llegado el momento y esto sí que es una necesidad, es encontrar la sinceridad y buscar el consejo de quien sabe, del profesional, que sentirá decirte la realidad del dolor de la enfermedad y que igualmente te dirá el dolor del sufrimiento y su final.
Un abrazo a todos.
Anselmo.

CESAR SL dijo...

Dios mio, Dios mio... cuánto dolor en tu nombre.

Paco Martín dijo...

OPINO
-Nada, no pude hacer nada...
-Te equivocas y no sé tu nombre siquiera...
-Tu madre se ha muerto, se ha muerto y no puedo hacer nada. ¿Sabes?... ¿sabes cuantas veces me ha pasado esto?.
-Pero... ¿ni siquieras nos conoces?, ¿en éste hospital lloráis a menudo por la gente que se muere aunque no sepais si quiera quiénes son?
-Bueno, algunas veces...
-Te equivocabas, cuándo decías que no habías hecho nada...¿ Y sabes por que?
-No, y perdona mi actitud.
-Hace un rato, cuándo la llevabas en la camilla a hacerla una radiografía ¿te acuerdas? La hiciste sonreir, nos hablabas de las perrunillas de mi pueblo. ¿Quieres saber una cosa? ¿Quieres saber desde cuándo ella no sonreía?... Pues desde hace mucho tiempo. No salvaste su vida, ni tu ni el médico, ni todos los que nos habeis tratado aquí desde hace unas horas. Pero nos habeis dado cariño, y no nos sentimos sólos en estos duros momentos. Te diré más nos sentimos muy orgullosos de que en Extremadura haya gente como vosotros. No cambiéis nunca, con todos los problemas, con todo el duro trabajo que tenéis, porque nos habeis entregado algo más fuerte que la muerte: vuestra vida, y eso, eso amigo es muy grande...
Nota.-Basado en hechos reales, y quiero dedicárselo si me permitís, a todo el equipo con el cual trabajo del Hospital "Virgen del Puerto" de Plasencia. Y en especial a unos compañeros que para mi son héroes, con sus defectos, pero para mi muy grandes cómo son los celadores de ese mismo hospital.
Atte-El soñador de guardia

Angel María Macías Tello dijo...

Si yo fuese médico, claro que intentaría mitigar ese dolor y sufrimiento del paciente con lo que fuese necesario, incluso corriendo el riesgo de "mitigar demasiado". No creo que eso se pudiese confundir con la práctica de la eutanasia; que en cualquier caso nunca debería decidir el médico.Supongo que las familias que se encuentren en esos casos lo pasarán francamente mal. Creo que se podría legislar sobre la posibilidad de elegir cuándo morir,cuándo dejar de padecer. No hay que rasgarse las vestiduras, ya que eso no obligaría a nadie. Pero posiblemente liberase a muchos. En cualquier caso, difícil.
Un saludo a todos

Anónimo dijo...

Jeje. Viva don Manue y Jesus del Gran Poder.CESAR. S.L.

doctor sito dijo...

Admirado Guillermo:
Como médico de hospital, convivo día a día con la débil frontera entre la vida y la muerte.
Brevemente, haré dos comentarios:
- Nuestra sociedad hedonista ha perdido la razón, no aceptando la muerte. Parecerá poco creíble, pero a diario hay personas que se escandalizan y quieren buscar un culpable cuando se muere su familiar, de noventaytantos años, con un cáncer terminal.
- En mi actividad cotidiana, no me tiembla ni lo más mínimo el pulso a la hora de indicar mórficos a altas dosis para aliviar el dolor a los pacientes terminales.
Un abrazo.
PD: ¿Para cuándo un monumento a la Unidad de Cuidados Paliativos de mi Hospital?

Lacimurga dijo...

Hola Guillermo, antes de hacer mi comentario he leído el tuyo varias veces para no precipitarme en opiniones aceleradas. Me vas a permitir que te diga que hay cosas con las que no coincido. Si se aborda un tema como este hay que hacerlo a calzón quitado, por ello no comparto tu sutileza a la hora de tratarlo.

Cuando dices que el post no se convierta en objeto para un juicio sobre lo ocurrido en el Severo Ochoa, añadiendo que cada cual saque sus conclusiones sobre ello, y rogándonos no hacernos daño en los mensajes, me dejas ciertamente descolocado, entre otras cosas porque el juicio sobre lo que ocurrió en el Severo Ochoa ya lo han hecho otros de forma paralela a la justicia.

Un juicio protagonizado por una serie de personajes de relevancia política en la Comunidad de Madrid que ha puesto en tela de juicio a muchos profesionales de la sanidad y ha provocado que esta se condicione en muchos centros médicos a la hora de atender el dolor de los enfermos terminales.

Hemos tenido que oír de todo sobre unos médicos a los que se les ha criminalizado hasta extremos que provocan nauseas y que a pesar de ser absueltos por la justicia, continúan sin ser admitidos en sus puestos de trabajo. Mientras que los políticos que los destituyeron, lejos de reconocer su actitud, continúan en sus trece afirmando no haberse equivocado.

Nos guste o no lo del Severo Ochoa marcará un antes y un después en la medicina paliativa, y si no somos capaces de dejar ese asunto resuelto y claro ante la sociedad y ante los profesionales de la medicina, se estará haciendo un flaco favor a la Sanidad Pública.

Cuando un enfermo supera ese estadio en el que no le afectan los tratamientos curativos, no termina con ello la labor médica. Desde ese mismo instante es mucho lo que puede hacerse por él y sus familias, poniendo el acento en su dignidad y en el control del dolor y el sufrimiento.

Permitir a estas alturas que un enfermo en fase terminal, sufra una agonía interminable de dolor, es regresar al Medievo y eso es lo que han conseguido hacer criminalizando a los profesionales del Severo Ochoa. Hoy día muchos médicos se lo piensan dos veces antes de administrar sedantes a estos pacientes terminales.

Saludos

Juan Antonio Doncel Luengo dijo...

Parece que hoy ya no se debate algo que antes sí se debatía, y es el control del enfermo sobre su propia enfermedad. Yo quiero decir que desde luego cualquier proteccionismo de los familiares o cualquier ejercicio por los médicos de funciones que no les corresponden me parece inadmisible. Una persona debe ser informada de forma completa y que le sea comprensible de lo que hay, de lo que puede hacerse y con qué coste, y debe por supuesto hacerse así para que luego ella tome las decisiones que prefiera.

Fénix dijo...

Creo que nadie está obligado a llegar a la heroicidad en el sufrimiento. Una persona debe poder morir con dignidad, sin agonías innecesarias y si pasarse años siendo un vegetal.Si alguien, por su religión o ideas quiere hacerlo que lo haga. Pero la ley debe ser para todos, heroicos y normales, religiosos y ateos. Se debe ayudar a morir dignamente y sin dolor a todos aquellos que así lo quieran

carlos db dijo...

Les ruego acepten mis disculpas si consideran que he podido tratar el tema con una liguereza inapropiada.
Únicamente trato de decir las cosas como las siento.

duro...

muy duro...

objetivamente veo dos partes implicadas, por un lado esta el enfermo y por otro la familia.

dos partes implicadas son dos puntos de vista.

subjetivamente trato de ponerme en los dos: creo que prefería morir a vivir en un gran sufrimiento con la certeza de saber que no me recuperaré nunca... creo que no soportaría no hacer lo imposible por impedir que un ser querido muera...

me contradigo porque es un acto de puro egoísmo personal en los dos sentidos.

...

cierto, tienes razón, son 3 puntos de vista: ¿que pasa con el medico?

pues ahí no llego, supongo que hay leyes que necesitaría leer para opinar en este sentido y también debería darle una vuelta al código deontológico...

... (san google)...

CÓDIGO DE DEONTOLOGÍA MÉDICA
CAPÍTULO III
Artículo 8.-
1. En el ejercicio de su profesión, el médico respetará las convicciones del enfermo o sus allegados y se abstendrá de imponerles las propias.

(http://www.comtf.es/Colegio/Deontologia.htm)

parece que vuelve a haber solo dos puntos de vista.



Aun debería leer más sobre "la calidad de muerte" y "el tratamiento de los síntomas en la agonía", pero es un poco tarde y puede que Morfeo empiece a confundilme...


un saludete

cdb

lamiradadelotro51 dijo...

Buenos días a todos y gracias a Guillermo por plantear un tema tan polémico pero tan necesario, pues esto como todo, antes o después llega a todas las familias.
Me gustaría destacar como la sociedad siempre va con sus demandas (entiéndanse peticiones) por delante de la legalidad. Es normal, la vida se adelanta a todo. Luego se legisla.
Respecto al paciente está claro, no es la edad, ni tampoco la enfermedad lo que marca el limite de vida de una persona. Son en primer lugar sus deseos o no de vivir. Si una persona lucha por la vida, el sanitario tiene la obligación de luchar hasta el final, tiene que ser el último en tirar la toalla, y esta lucha está referida no solo a la curación sino también a los paliativos que puede conllevar. ¿ Por qué te voy a “aletargar” si quieres tener la suficiente presencia para despedirte de los tuyos? Pero es que es un proceso irreversible, o es muy mayor... ¡de verdad, no vale! Es el paciente el que debe marcar su tiempo. Me impacto una frase de -La lista de Schindler- “Una hora de vida es vida”... si lo que se quiere es vivir.
Luego está el enfermo que ya tira la toalla, ( los medios para darle una calidad compatible con la vida son limitados. Pero ahí también el paciente marca sus tiempos, es ese necesario testamento vital que todos íntimamente conocemos. Llegados a ese punto y siendo honestos con esos deseos ( y por supuesto teniendo claro, incluso contrastado – ante las dudas- que el proceso es irreversible) no debe temblar la mano del sanitario a ayudar a una muerte digna.

Todo esto puede verse desde los dos lados de la barrera. La primera desde el enfermo y su familia. La segunda desde el profesional. El punto de encuentro es la confianza entre unos y otros, en esos momentos no es difícil empatizar con los demás si se habla honradamente y con un mínimo de sensibilidad, ponerse en el lugar del otro.

Bueno, no lo he dicho, pero soy sanitario y desde aquí sin animo de polemizar mi apoyo a los compañeros de Leganés, han sido unos valientes que necesitamos. Y no quiero terminar sin condenar al Sr. Lamela, que aún si hubiera actuado en primera instancia de buena fe con su denuncia ( cuestiones religiosas, intimas...vete tú a saber), su chulería, su soberbia y anteponer su carrera de político a todo, lo descalifican para cualquier puesto en un estado democrático. La vida le llevará algún día inevitablemente a enfrentarse con lo que el ha denunciado, y no es que se lo desee.

Buena semana a todos, amigos de la Plaza.

Anónimo dijo...

Yo tambien soy partidario de intentar que el enfermo en sus últimos momentos de vida sufra lo menos posible.

Pero eso sí dentro de la legalidad ante todo.

Tambien creo que es muy dificil elegir cuando un familiar tuyo pasa por el trance de la vida a la muerte.

Un abrazo muy fuerte de Rosa y Gabriel

Elisa dijo...

Buenos días a todos y a todas, Guillermo no entiendo lo de ser médico y no ser objetivo ¿qué quieres decir?
Pienso que el médico tiene una función clara de ayudar a resolver los problemas de salud de los pacientes, ayudarles a curar su enfermedad o restablecer la salud pero también ayudarles en la muerte.
Mi opinión es que nos toquemos todos nuestro corazón. Todos... médicos, pacientes y familiares hemos tenido algún caso de enfermedad terminal y, cuanto más queremos a esa persona, más deseamos que acabe pronto: queremos por todos los medios que no sufra y deseamos que “alguien”( invocamos a Dios, ala Virgen…) ponga fin a todo; además, creo que es un momento en el que las personas que estamos alrededor del enfermo, queremos que nos recuerde con tranquilidad, con placer, con sosiego, como si nada, como si fuera natural y todo esto con dolor es imposible.
El dolor para mí no es no es un valor, nadie busca el dolor si está bien de la cabeza, otra cosa es que haya gente más o menos resignada y acepte mejor que otras las cosas.
Os cuento algo que podría haber ocurrido. Un médico que había dedicado toda su vida a los pacientes, a curarlos a ayudarlos..., se vio el mismo en una circunstancia terminal, una complicación de un cáncer, amenazaba largo sufrimiento y sobre todo, ninguna posibilidad de curación o mejoría. Ingresó una mañana en el hospital, todo el mundo lo conocía por lo que lo fueron a visitar gran parte de los profesionales que hasta hacia poco eran sus compañeros. Al día siguiente, fui a la unidad donde estaba ingresado , miré a su cama y no vi a nadie; pregunté por él, me parecía raro que hubiera sido un alta dado su estado y pensé que debía haber fallecido, cosa también rara porque el día anterior había estado hablando con tranquilidad con los que fueron a verle. A mi pregunta, me contestaron que había fallecido. El mismo planificó su muerte.
Llamó a su familia, hijos y mujer principalmente. Le dijo que se quería despedir, lo hizo; después dio ordenes médicas (ya que era médico, como dije antes) a sus compañeros...terminó como quiso y cuando quiso.
Esta situación cualquier persona que trabaje en un hospital, la reconoce.; es más podrían decir que alguna ventaja tendríamos que tener por trabajar allí, ¡¡¡Qué desigualdad e Hipocresía!!!
¿Qué diferencia hay cuando el médico está del otro lado de la barrera?
Otro día os contaré otra experiencia de una sanitaria con su propio padre al que adoraba, también podría ser verídico, sólo os adelanto que lo adoraba y que en ella se juntaba la doble misión de ser sanitaria y cuidadora principal a la vez.
Por último a las persona que no estén de acuerdo en acortar el sufrimiento, cuando tengan un caso en su familia, que lo tendrán, que se acuerden de cuando se manifestaron en contra de un profesional que sólo cumplía con su obligación, que además tenía conocimientos para ejercerla y por supuesto también tenía CORAZÓN.
"Mirar la paja en nuestro propio ojo y no en el ajeno"
Un beso

Ivan dijo...

Estoy a favor de que se aplique la sedacion necesaria para que los enfermos no sufran innecesariamente los ultimos dias/horas de su vida. Aun a riesgo de que sus funciones vitales se vean reducidas hasta el punto de pararse.
Incluso estaria a favor de la eutanasia, aunque muy MUY regulada, y en contados casos.

Y viendo lo que ha ocurrido ultimamente en ese hospital de Madrid, de cuyo nombre no quiero acordarme, he pensado que la actitud de medicos y directiva negandose a aliviar el sufrimiento a enfermos terminales, podria y/o deberia ser denunciable.
Yo todavia no he pasado por una situacion parecida, pero se me ponian los pelos de punta y me entraban unas ganas de arrancarle la cabeza a alguien (con perdon de la expresion) cuando veia la entrevista a unos familiares que vieron como su madre paso dos dias con sus noches chillando de dolor, hasta que al fin la pobre murio, porque los medicos tenian miedo a que les pasase lo mismo que a sus antecesores.....

Y.... porqué una vez que existe sentencia del Tribunal Supremo, no se restituye la situacion anterior a los hechos???

Guillermo dijo...

Sólo aclarar que cuando me refería al Hospital Severo Ochoa quería que nos centraramos en el fondo y no en el problema de las personas a raíz de la intervención política. Los protagonistas conocen muy bien mi posición, he defendido siempre el honor de esos médicos, unos y otros, y mi defensa a ultranza de que en españa tengamos lo que no teníamos hace poco.Un buen modelo de cuidados paliativos.Por cierto Extremadura tiene el mejor, y no lo digo yo sino los que saben de ésto.
Cuando digo que no soy objetivo por ser médico quiero decir exactamente eso. Yo estudié medicina porque quería curar y que la gente no sufriera.Y eso me condiciona en gran manera.
Un abrazote y lo de siempre, tenemos dos oidos por una sola lengua.
Guillermo

rasputín dijo...

Interesante tema el que se ha propuesto . Mi opinión, respetable, subjetiva y válida como la de todos, es que es algo tan personal que resulta insultante que se proponga a debate público la tan traida y llevada eutanasia, sea activa o pasiva, pues esos dos últimos términos sólo demuestran el grado de cobardía de quien la aplica. Yo he de ser libre de mi vida y de sus designios, respetando lo ajeno en toda su extensión, pero rebelándome siempre ante algo tan personal como el derecho a parir o el derecho a no sufrir. Que alguien me explique a quién perjudica y en qué sentido lo hace el que una persona, con una patología clínica irreversible, atiborrada de calmantes, perdiendo paulatinamente las funciones que nos diferencian del resto del mundo animal, decida terminar con ese sufrimiento, suyo y de los seres que lo quieren. Que se abstengan de explicármelo los que visten sotana para trabajar, pues creo que es una incongruencia el afirmar que se está actuando como buen cristiano permitiendo el sufrimiento hasta la muerte de una pesona. Ya digo que es una cosa tan íntima y personal que debería ser comparable, en todos sus extremos, a la libertad de cada uno de ir al cine o al teatro. Es decir, si alguien cree que va en contra de sus principios hacer uso de la eutanasia, que se abstenga de hacerlo, lo respeto, pues en ningún momento se ha propuesto el que se aplique indiscriminadamente, sin contar con la voluntad del enfermo. Eso sí, que a mí también se me respete mi decisión, si decido no sufrir a sabiendas de que voy a morir irremisiblemente. Cuidado, creo que se debe tratar este tema con sumo cuidado, que nadie me aplique el calificativo de suicida, que no se le ocurra a nadie. Porque amo a la vida más que nadie, y es por ese amor por el que quiero, cuando ya el encuentro es ineludible, hacerle un corte de mangas a la muerte siendo más rápido que ella. Como no es vinculante, repito que debería someterse a referéndum, como tantas otras cosas, y dejar en las manos de cada uno la decisión de morir sufriendo o morir dignamente. Yo, este tema lo tengo muy claro, al igual que el tema del aborto, que sería a tratar en otro momento. Gracias por este pequeño hueco en esta gran Plaza. Salud y libertad.

Anónimo dijo...

La lucha contra la enfermedad terminal suele perderse porque los recursos actuales de la ciencia médica son limitados, siempre serán limitados, a la hora de prolongar la vida, sin ensañamiento terapéutico, de los enfermos terminales. Por tanto, tenemos que tener asumido de antemano que fracasaremos; forma parte de nuestra profesión el asumirlo.

Pero una cosa es perder la batalla contra la muerte y otra bien distinta es perder la batalla contra el sufrimiento del enfermo terminal. La ciencia médica tiene hoy en día los recursos suficientes para evitar el dolor al paciente terminal. Y debe usarlo.

Siempre de acuerdo con el paciente si está en condiciones de decidir, o con sus familiares si aquél ya no puede hacerlo por su situación mental, y siempre dentro de la legalidad vigente, creo que todos los médicos tenemos la obligación de evitar el sufrimiento del enfermo terminal. No creo que hoy en día sean asumibles doctrinas de las que dicen que la muerte ha de ser con dolor porque así lo quiere Dios; y no creo que por parte del profesional de la medicina quepa ningún tipo de objeción de conciencia cuando el enfermo pida morir con dignidad, sin sufrimiento.

Si la eliminación del dolor pudiere implicar que las dosis de medicamentos que tengamos que administrar acortaren la vida del moribundo en minutos o escasa horas, creo que debemos de asumir este hecho como algo normal, no delictivo ni pecaminoso.

Soy médico aunque por mi puesto de trabajo ni nunca me he visto en esta situación, ni nunca me veré, pero si tuviere que decidir sobre este tema haría lo que he expuesto.

Terminar este comentario animándole a usted, Guillermo, a que como médico y como Presidente de Extremadura, desarrolle las unidades del dolor en nuestra comunidad para evitar sufrimiento a los extremeños.

Saludos.
Pesar.

anasubby dijo...

Creo que quien debería opinar es el paciente.
Lo creo porque lo he vivido durante dos años y al que menos se escuchó fue a la persona que ya no está.
No me quejo de los médicos ,aumque alguos deberían aprender HUMANIDAD y lo digo con mayusculas ...
Y si alguno me pregunta el motivo les diré que tras subir con mi PADRE que casualmente tb era médico,( que sabía de su dolencia y supo su desenlace mucho antes de que nosotros fueramos conscientes de él ), enfermo terminal, al hospital tras sufrir una hemorragia que nos hacia temer por su vida el medico que le atiende le dice:
_ Mira "x" tu sabes que te vas a morir, asi que ¿ para que quedarte en el hospital ? mejor bajate a casa con los tuyos que vas a estar más tranquilo.Total que aquí ya no podemos hacer nada.

¿ Como se puede hablar así a una persona que ha luchado , que está sufriendo y que sabe que esa es su verdad pero que tiene MIEDO.

Morirse no debe ser facil ,pero por favor, en la medida de nuestras posibilidades , desde la parte que nos toca, hagamos que este paso se haga con DIGNIDAD. Es lo menos que podemos hacer por ellos.

Y gracias, a paliativos de PLasencia. Hicieron lo que pudieron y más ( la pena es que creo que son pocos para el trabajo que deben tener y me da miedo pensar que esto pueda llegar a merman la labor tan maravillosa que realizan con quienes mas lo necesitan )

Es un tema duro Guillermo el que has tocado. Duro por el dolor que a muchos nos causa .
Pero es cierto tb que es un tema que debe tratarse, que no por causar dolor debe esconderse o taparse.
Ana.M.J.

Lacimurga dijo...

Te he entendido mucho mejor Guillermo, hay cosas que aunque se repitan no están de sobra. Este blog lo lee muha gente y es bueno dejar claro en el cual es la posición de su administrador, nada menos que el Presidente de Extremadura, acerca de lo ocurrido en el Severo Ochoa.

Gracias

Felipe dijo...

No soy médico, y por tanto sin responsabilidad directa en el asunto, pero como ciudadano, y como responsable de un menor a mi cargo, soy partidario de que se usen todos los medios al alcance de la medicina para evitar sufrimientos, se respete la voluntad de las personas maduras y en plenas facultades, y seamos una piña a la hora de ayudar en el aspecto psicológico -dicen que muy importante- a quienes lo necesitan, especialmente a los más allegados, sobre todo porque, quien sabe si mañana nosotros no estamos en su misma situación, y acaso necesitemos aliento y ánimo.

Muy importante: "Que ningún hombre ni ninguna mujer se sientan solos ante situaciones críticas".

El tema es sumamente complejo, pero no por ello debemos ignorarlo.

BOF ! dijo...

Soy médico y sé que existe mucho fariseo en este tema. El sufrimiento no sirve para nadie y no dignifica nada. Paliar y mitigar el dolor es una asignatura pendiente de todavía muchos galenos. Cuando un paciente expresa sus voluntades anticipadas antepone su dignidad a prorrogar inútilmente su vida.Ese camino de la libertad personal tiene una delgada línea cuando alguien puede decidir por ti. Por eso es importante plantearlo en sutiaciones de terminalidad.
Un abrazo a todos.

oistrakh_spirit dijo...

Reportaje chulísimo a José Luís RZP en elpais.com.

Hoy, 21h30, en la "Sexta": "González vs. Aznar".

* - * - * - * - * - * - * - * -* - * - * - * - * - * - *

- - - - - - - - - ФІѕТяакн_ЅριЯιΤ - - - - - - - - -

ana dijo...

Para mi o cualequiera de los míos querría una muerte digna, y la entiendo así si es sin sufrimiento.Y si para ello hay que tratar médicamente pues adelante.Deberíamos aceptar que la muerte forma parte de nosotros, y claro que todos queremos vivir, y es lo que desearíamos pero la vida tiene su final.

Hitos dijo...

Yo también quiero que me atienda Montes. Lo siento Guillermo, pero la realidad es que lo del Ochoa ocurrió y no se puede obviar.

No entiendo cómo este tema puede ser arma política, si que lo entiendo como problema ético o moral (aquí necesitaría ayuda de mi profe de filosofía Buenadicha).

Cuando parí los dos muchachos no me preocupaba el dolor, había una recompensa. Cuando me tenían que quitar las grapas de una minioperación de hernia epigastrica estaba atemorizada (luego no fue nada). Con esto quiero decir que hay dolores muy distintos y apreciaciones muy distintas desde la misma personas.

Estoy totalmente a favor de la donación de órganos; pero ante la duda de conservar los órganos o que un ser querido sufra me decanto por lo segundo (que no sufra). Puede que esté totalmente equivocada y que no tenga nada que ver una cosa con la otra.

A pesar de no ser muy mayor me tocó vivir muchas cosas, es duro ver como un familiar muere después de tres meses agonizantes, lo mínimo es que no sufra.

CADALSO dijo...

Estimados amigos de “La Plaza”.

OPINO:

Hay que ponerse en el lugar del otr@. Cada caso es particular. A mi, personalmente, no me gustaría que me dejaran sufrir innecesariamente.

Un saludo y suerte en las oposiciones del SES.

Silvia dijo...

No me cabe en la cabeza la idea de sufrir por sufrir, o como dijo el otro ,saliendo por la tangente, y como excusa facil defendiendo lo indefendible: "Haría lo posible por que viviera".

Desgraciadamente todos conocemos a alguien que ha necesitado de estos cuidados, y no sé porqué es tan dificil de hablar de la dignidad para morir.

La muerte, es el último proceso de la vida; si buscamos con cada uno de nuestros actos, vivir lo más dignamente posible, con el máximo bienestar y con el mínimo sufrimiento ¿por qué en la ultima parte de la existencia de una persona tiene que ser distinto?

Creo que hay otro problema en el fondo de todo esto: El tabú que que es la muerte.

Yo lo tengo claro desde que se nace hasta que se muere la dignidad de las personas es lo primero y ahorrar sufrimiento no debería ser delito, todo lo contrario, habría que perseguir a quien hace tan peligrosas insinuaciones....como ciertos responsables de la sanidad pública de una de las comunidades autónomas con más población de España

marpesa dijo...

Hola amig@s, la utilidad y beneficios de los cuidados paliativos no los pone en duda nadie. Ni siquiera aquellos que empezaron todo este despropósito del Severo Ochoa.

No podemos olvidar que toda esta campaña se diseñó, no por que las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid pensaran que algo se estaba haciendo mal en ese hospital, sino con la pornográfica intención de destituir de sus puestos a la dirección del centro y a sus jefes de servicio, que eran (y son)un referente para la profesión, no sólo en su ciudad sino en toda la comunidad.

Como son lobos vestidos con piel de cordero, no se atrevían a hacerlo a las claras y montaron todas esas calumnias para desprestigiarles y así destituirles o provocar su propia dimisión, para poner en esos puestos a gente de su cuerda.

Con la sentencia absolutoria del tribunal, todo el montaje queda al descubierto.

Un saludo a tod@s.

Anónimo dijo...

Hola a tod@s: El asunto que plantea Guillermo es de respuesta inmediata, si yo fuera medico intentaría que las personas enfermas sufrieran lo menos posible, y utilizaría todos los medios que tuviera a mi alcance para que esa persona no tuviera dolor. Si ademas nos encontramos en una situacion irreversible y el final esta cerca no lo pensaría. Ojala hubiera sido medico cuando mi padre lo necesito.

Antonio Parra dijo...

Iba a hacer un comentario a tu entrada, pero una vez leído lo que ya estaba publicado ya es difícil exponer mi propia idea porque está expresada perfectamente de la A a la Z por LACIMURGA. Con lo cual no ha lugar a abundar más en esta cuestión.
Morir con DIGNIDAD es lo mínimo que nos merecemos los humanos.
Salud amigos.

ctlagarrovilla dijo...

“Primum non nocere”, que decía Hipócrates. O sea, lo primero, ante todo, es no hacer daño…, lo segundo aliviar y lo tercero, si es posible, curar. Todos estaríamos de acuerdo con este razonamiento ¿no?, y sin embargo, podríamos discrepar al trasladar este mismo razonamiento al tema del “Dolor, sufrimiento, cuidados paliativos”. Aún así, en el aspecto médico, el asunto debiera estar medianamente claro; existencia de una legislación clara, protocolorización de las intervenciones para disminuir la variabilidad clínica y garantizar la calidad y la buena praxis médica…y la responsabilidad de los profesionales en el cuidado de los usuarios, centros del Sistema Sanitario.
Otra historia es el debate social generado, interesado, por los unos y los otros, a los que las leyes actuales no satisfacen; a unos porque les parece demasiado “amplia”, y a otros demasiado “corta”. Se debate no de la aplicación de la normativa vigente, sino de si eutanasia si o no, activa o pasiva…, y algunos hasta de eugenesia…Algo parecido a lo que está sucediendo con el aborto, vaya.

Guillermo dijo...

Permitidme que os diga que una mayoría de médicos en España sabe muy bien lo que deben hacer para evitar el dolor y el sufrimiento.En las UCIs ,por ejemplo.Y en la cabecera de la cama. Y que me siento al lado de todos los que desde las Unidades de Cuidados Paliativos trabajan con el sufrimiento. Y al lado de los que llevan toda la vida intentando evitar el dolor. ¡No es obligatorio sufrir!
Ninguno habéis planteado el tema del Testamento Vital y creo que es muy importante.A mi me gustaría que el médico que tuviera que tratarme en un momento dado supiera que no quiero sufrir por sufrir.
Un abrazote
Guillermo

MARÍA dijo...

He podido comprobar desde el lado profesional y desde el lado del paciente el funcionamiento de estas terapias en nuestra comunidad. Puedo decir que me siento orgullosa de que nuestros profesionales de la salud también sean humanos, hablen, abracen y escuchen.. todos deberiamos aprender. Creo que la gente confunde conceptos como Eutanasia y Sedacion:en una ocasion mientras administrabamos calmantes a una abuelita que llevaba meses sin salir de la cama, tuve q presenciar como la familia espetaba al médico q no le diera más medicamentos para alargarle la vida porque ellos ya no podian cuidarla más. Les explicamos que los fármacos solo eran para aliviar el dolor, se disculparon por la crítica y escuchamos una historia de una familia al límite que sólo deseaba q su abuela descansara de una vez. No se trata de vida o de muerte solamente, se trata de dignidad, para el enfermo y su familia, de despedidas que no supongan un trauma.

Anónimo dijo...

Voy a intentar expresar de la forma más educada y suave posible, pero si no lo consigo, por favor perdonarme desde ya , no pretendo ofender a nadie y menos en un tema que nos puede sacar a todos nuestros sentimiento más profundos.
Aunque en el enunciado nos han pedido que no entremos en el caso del Severo Ochoa, no puedo pasar por alto el asunto. Solo quiero transmitir, que no estoy enterada, porque no me lo he estudiado (problema mío) y que entiendo que como yo muchas, muchas… personas de la calle que no saben que es lo que ha pasado realmente. Cuando veo la televisión y dan informaciones acerca del caso lo paso mal, sufro y me pregunto que habrá pasado? Quien tiene razón?. Solo dos palabras SENSIBILIDAD y CONSENSO (QUE CADA UNO REFLEXIONE, NO VALE TODO)
Desde la perspectiva personal, no tengo dudas, Hay que tratar a los enfermos para que no tengan dolor en sus últimos momentos. La instrumentación de este principio es complicada. Las personas mayores tiene miedo a que se les aparque y se le “eutanasie”. Comunicación y cariño creo que son las recetas. Para los médicos, la situación es muy complicada. ¿Y si el paciente no pude decidir y son los familiares lo que tiene que decidir y estos no están preparados para ello?. Y para los médicos, puede que la circunstancias más dura para una persona, es enfrentarse a la muerte , por lo que se deberá proveer de la dotaciones suficiente para que los médicos puedan hacer bien su trabajo, y creo que con las misma receta comunicación y cariño. No solo se producen muerte de las personas mayores, también hay que pensar en la muerte de personas jóvenes, que pueden dejar traumas indelebles en su entorno familiar. Creo que es importante pensar en psicólogos en las unidades terminales (es una reflexión que seguramente ya estará formulada).

Desde fuera de Extremadura y con mucho cariño a mi tierrita.

Anónimo dijo...

Voy a intentar expresar de la forma más educada y suave posible, pero si no lo consigo, por favor perdonarme desde ya , no pretendo ofender a nadie y menos en un tema que nos puede sacar a todos nuestros sentimiento más profundos.
Aunque en el enunciado nos han pedido que no entremos en el caso del Severo Ochoa, no puedo pasar por alto el asunto. Solo quiero transmitir, que no estoy enterada, porque no me lo he estudiado (problema mío) y que entiendo que como yo muchas, muchas… personas de la calle que no saben que es lo que ha pasado realmente. Cuando veo la televisión y dan informaciones acerca del caso lo paso mal, sufro y me pregunto que habrá pasado? Quien tiene razón?. Solo dos palabras SENSIBILIDAD y CONSENSO (QUE CADA UNO REFLEXIONE, NO VALE TODO)
Desde la perspectiva personal, no tengo dudas, Hay que tratar a los enfermos para que no tengan dolor en sus últimos momentos. La instrumentación de este principio es complicada. Las personas mayores tiene miedo a que se les aparque y se le “eutanasie”. Comunicación y cariño creo que son las recetas. Para los médicos, la situación es muy complicada. ¿Y si el paciente no pude decidir y son los familiares lo que tiene que decidir y estos no están preparados para ello?. Y para los médicos, puede que la circunstancias más dura para una persona, es enfrentarse a la muerte , por lo que se deberá proveer de la dotaciones suficiente para que los médicos puedan hacer bien su trabajo, y creo que con las misma receta comunicación y cariño. No solo se producen muerte de las personas mayores, también hay que pensar en la muerte de personas jóvenes, que pueden dejar traumas indelebles en su entorno familiar. Creo que es importante pensar en psicólogos en las unidades terminales (es una reflexión que seguramente ya estará formulada).

Desde fuera de Extremadura y con mucho cariño a mi tierrita.

Anónimo dijo...

Hola a todos:

He ayudado a mucha gente a morir y ni me averguenzo ni me arrepiento por ello. Nunca olvidaré la mirada de un chico, con una enfermedad en fase terminal, que sin poder hablar, me pedía con gestos que le ayudara a acabar con su sufrimiento; administrar una dosis de morfina que sabes que le ayudará, pero que quizás no soporte, cuando la cantidad es ya elevada, lo hacemos todos o por lo menos todos los sanitarios que conozco y con los que trabajo.......sólo hacemos lo que nos gustaría que hicieran por nosotros en circunstancias similares. También lo utilicé con mi padre y sentí una gran paz, la misma que ví reflejada en su cara al cerrar sus ojos para siempre... No tiene sentido prolongar una agonia cuando el fin es irremediable, eso no es vivir.

Ana.

Paco Martín dijo...

OPINO
Creo desde el punto de vista más sensato. Y como mi experiencia de espectador de muchos casos, que nos equivocamos al enfrentarnos a la Naturaleza. Si ya estamos en la otra vertiente haciendola añicos por nuestra ambición. Llegado un punto en el cuál, no hay camino de retorno ni una mínima posibilidad de que el paciente pueda disfrutar o tener un resquicio de existencia. Evitar el callejón sin salida, tanto pensando en el cómo en la familia. No es tirar la toalla, es haber luchado hasta el fin con todo el conocimiento del ser humano respecto al tema de recuperación de la salud y haber llegado al límite. Y si el hombre tiene leyes, o su conciencia le impide aplicarlo, a estas alturas con tanta Historia y experiencia acumulada, conseguir un logro en el fondo a favor de las libertades. No podemos reformar unas leyes en otras materias, y estar anquilosados en este tema. Atte-El soñador de guardia.

El correcaminos dijo...

Estos temas en los que se mezclan la religión, la moral y los sentimientos se prestan a súbitos cambios de opinión según el papel que te toque en la escena. Personalmente no me gustaría sufrir ni prolongar la agonía innecesariamente, aunque no deja de parecerme algo demasiado frío y calculado, casi una frivolidad a la que muchos no se prestarán, pero creo necesario dar la oportunidad a todo el mundo para que lo exprese previamente, con validez; me explico, asistí a la lectura ante un paciente de su consentimiento informado antes de una importante interveción (duro trance eso de que te instruyan del consentimiento); el paciente falleció y luego se pidió consentimiento a los familiares para determinados actos, creándose un conflicto entre los mismos, cuando el consentimiento para ello ya estaba otorgado por el paciente.

Caty dijo...

Estimado Guillermo, has tocado un tema que no puede quedar impasible a nadie, en especial cuando hemos pasado por esos duros momentos con un ser querido.
Yo no soy médico, pero si lo fuera no dudaría en administrar fármacos para aliviar el sufrimiento, una vez que una persona ha llegado a sus últimos momentos de vida.
Realmente los médicos de Leganés han sufrido un linchamiento por hacer lo que debían, después que una sentencia los ha declarado inocentes, quien repara todo el daño que se les ha hecho.
Un abrazo

MARTIN TORRES dijo...

Pero yo no entiendo una cosa, y ahora Guillero (me permito tutearte como tuteas tu) como médico y no como político me explicarías, yo entiendo que que se puede sedar para paliar el dolor de una persona, pero el tema del severo ochoa se habla de exceso en las sedaciones, aunque la justicia haya dicho que no, es raro que hayan muerto varias personas, bueno, la pregunta es que si esas sedaciones tan fuertes se tienen que poner en urgencias? si esa persona que ha ido al hospital y está realmente mal por que no se le ha trasladado a otra unidad (uci) y allí se les ha puesto ese tratamiento? es un médico de urgencias quien debe de poner esas sedaciones tan fuertes o tiene que ser un especialista quien lo haga?
La verdad que nunca he opinado sobre este tema porque no lo conozco mucho, no es lo mio la medicina.
Lo que si pienso es que la administración de madrid (la consejeria de sanidad) actuó bien apartando a los médicos, pues había sospechas fundadas y denuncias de los pacientes.
Guillermo, cuando fuiste Consejero de Sanidad si hubieras tenido algún caso parecido no hubieras actuado igual? Bueno, la verdad es que a mi me tira "la sangre" porque soy "pepero", pero creo que fue de sentido común la actuación del gobierno de madrid
Creo que está por encima el paciente que el médico, es decir el enfermo va a un hospital a curarse y no a morir, y si ha habido varias denuncias no apartarías al médico?
bueno que hablo demasiado.

sierraalor dijo...

Tengo dos hijas y tengo claro mi
postura si tuviera la mala suerte de tener que decidir; no al dolor y sufrimiento si hay manera de paliarlo. Creo que pensando en aquellos a quién más queremos la respuesta puede ser más fácil. No me atrevo a opinar sobre lo que puede venir después.Al pensarlo me recorre un escalofrio por todo el cuerpo.
Reconozco que para ser mi primera participación el tema es un poquitin jodido.
P.D.:¿Se nota que la Sierra de Alor me encanta?

milagros dijo...

Tenemos derecho a vivir con dignidad, pero sobre todo a morir dignamente. ¿Es necesario el sufrimiento?. Alargar el dolor y la agonía es innecesario e inhumano. Lo mejor es firmar el testamento vital, cumplir tu última voluntad a morir dignamente. Eso no está reñido con la donación de órganos, algo de lo que tenemos que ser conscientes de la necesidad de donar. Os animo a ser donantes de una de las pocas cosas que se puede hacer en vida; ser donantes de médula. Si quereis hacerlo, en el Infanta os informarán de cómo hacerlo.
La muerte de Raquel, una de las personas más importantes de mi vida víctima de la leucemia hace 9 años me hizo darme cuenta de lo importantes que son los bancos de médula y de la extraordinaria labor de la Fundación Carreras. A ella no le encontraron una médula compatible pero murió dignamente y sin sufrimiento en el Clinico de Barcelona.
Un saludo a todos y feliz semana.
Milagros Aparicio.

Hitos dijo...

Un premio para el blog de Guillermo o para Guillermo ...
http://www.rosajc.com/2008/02/18/ya-tenemos-ganadores/#more-2164

xarRoazuL...! dijo...

Sr. Guillermo, el "si tú fueras..." lleva tilde, por dios.

rosa roja dijo...

¡¡La que estas liando Guillermo!!, han salido todos los profesionales de la medicina, como paciente (no soy medico) creo que ninguno, repito ninguno quiere que un paciente a su cuidado sufra, pero desde mi punto de vista la cuestion no esta ahí esta en como estais desprotegidos juridicamente y como vuestros jefes politicos (llamense directores de areas, directores de centros o cualquier jefecillo que quiera mandar un ANONIMO diciendo que no de vosotros ha tenido la osadia de ayudar a bien morir a un paciente que ya no tenia vuelta a tras.

Vereis la cuestion desde mi punto de vista no esta en la fondo sino en la forma, hoy dia con los medios de comunicacion que tenemos cualquiera de vosotros puede ser acusado en cualquier TV de lo mismo que el doctor Montes y teneis las garras de la justicia sobre vosotros y no solamente esto sino el juicio paralelo y el estigma que recaerá sobre vosotros, esto demuestra que vuestra profesion aparte de muy dura es tambien arriesgada una equivocacion y...

Bueno, no es lo que queria decir, el fondo de todo esto, la sensibilidad de los gobernantes, el pavulo al anonimo el talibanismo, de algunos (pero siempre los mismos).
Un anonimo decia que aquel era judio y la inquisicion lo condenaba a la hoguera, un anonimo decia aquel o aquella es rojo o roja y al paredon, un anonimo decia aque el marica y a la carcel (muchos casos)un anonimo ha dicho el Sr. Montes ayuda a bien morir y se ha montado la de dios es cristo y este profesional ha sido vituperado arrastrado y juzgado, ya las cosas no son lo que eran y ha sido absuelto pero en su vida (que sea muy larga) llevara el estigma, ¿quien tiene la falta de sensibilidad sobre este caso?¿ de quien depende el inquisidor Lamela? de la Sra Marquesa la de comunion diaria ¿quien gobierna la comunidad de madrid?, me diden respeto y lo tendre no mencionare nombres, pero blogueros aqui en la intimidad esa intimidad que te da el silencio y las teclas de tu ordenador permiteme que te haga una pregunta ¿sobre este tema del bien morir la Izquierda no es mas sensible que la derecha?.
Por ultimo y como estamos en cuaresma me acuerdo ahora que Cristo tambien fue ayudado a bien morir despues que fariseos y sacerdotes y doctores de la ley de su tiempo lo condenaran y lo crucificaran recuerdo el lanzazo del soldado romano sobre su costado izquierdo, y repasando el nuevo testamento creo recordar que se le dio vino y mirra para evitarle el sufrimiento.
Que fariseismo verdad los tiempos cambian los fariseos se quedan, evitemos a los fariseos y continuemos con nuestra labor es la justa y desde mi atalaya de paciente creo firmemente que ninguno de vosotros quiere el mal y menos la muerte para sus pacientes.
Un saludo a todos los medicos y a los blogueros.

Germán Figueredo Silva dijo...

Buenos dias a todos los amigos de la plaza.

Yo hablo desde lo que me gustaria a mi, ya que no se lo que los demas puede pensar. Pero si me encontrase algun dia en esa situación querría que me sedasen o que me diesen algún medicamento para poder morir en paz. Ya es muy duro psicologicamente porder soportar la enfermedad como para encima tener que sufrir tambien psicologicamente.

Creo que todo el mundo tiene derecho a morir en paz y tranquilo.

En el supuesto de que algun dia se hiciese un referendum sobre la eutanasia yo estaria de acuerdo con ello.

Manuel Aguilar dijo...

Muy buenas a todos.

Es muy difícil poder dar una opinión, lo más equilibrada posible a este asunto, rozar entre lo que es moral y lo que es legal es muy complicado; y más lo es saber donde está el punto de inflexión entre el enfermo, los familiares, los médicos, y el político.

Personalmente no me ha tocado vivir esta experiencia de cerca; sin embargo una lee el comentario de Anónimo (ana) y lo ve más claro.

Después de leer todos los post, y el comentario de Guillermo, creo que la solución es: las Voluntades Anticipadas y/o el Testamento Vital, donde al enfermo elige el modo y las maneras de paliar su sufrimiento y evitar un alargamiento indeseado de la vida.

Salud para todos.

salustiano dijo...

Buenos días a todos y a todas:

Es cierto que el tema que nos propone Guillermo es polémico, pero no es menos cierto que esta polémica viene dada por casos como los del Hospital Severo Ochoa. Pienso así, porque creo que en el fondo del asunto casi todos estaremos de acuerdo en que tenemos el derecho a morir dignamente, y para ello tenemos que aprovechar los avances de la ciencia. Esa frase que he leido en vuestros comentarios, que sólo le pido al médico que trate a mi familiar cómo trataría a su propia madre, es la correcta y la que se debe aplicar en estos casos. Pero no es así, porque algunos se encargan de criminalizar el trabajo de unos buenos profesionales, y quieren sacar beneficio hasta de situaciones como éstas. Un abrazo. Salustiano

Anónimo dijo...

Mi madre murio en el 77 entonces no habia cuidados paliativos, solo tranquilizantes, que pena!, porque yo los hubiera pedido para ella, el sufrimiento para llegar a la muerte no creo que beneficie al enfermo, por supuesto que estoy de acuerdo, pero digo mas, no quiero ni que me alarguen la vida con respiradores ni nada de nada cuando llegue el momento, solo que me inyecten para no sufrir, estar con un aparato para alargar la agonia no me parece lo mejor

Sara dijo...

Para comenzar: confieso mi apoyo a la eutanasia activa.
Pero además creo que es la obligación moral de los médicos aliviar el dolor de sus pacientes. Mi abuelo falleció a causa de un cáncer de pulmón con metástasis en el hígado hace más de dos años en un hospital público andaluz. Sufrió muchísimo, hasta que, cansado, nos pidió que, puesto que su enfermedad ya le daba sólo unos días, solicitásemos a los doctores que aliviasen su dolor. Así lo hicimos y vivió cuatro días más sin retorcerse en su cama. Fueron cuatro días felices, en los que todos (hijos, hermanos y nietos) pudimos despedirnos con calma de él. Pudimos reirnos recordando momentos vividos, pudimos, en definitiva, decirle cuánto le queríamos todos. Mi abuelo, gracias a los avances científicos y el buen hacer de los médicos pudo morir dignamente.
Espero que todos, seamos de donde seamos, podamos tener la misma oportunidad en situaciones similares.

Raimundo dijo...

Sr. Presidente: Como es sabido por todos, me voy a morir un año de éstos (y si tengo mala suerte, de cáncer). Así que tengo todo el derecho a opinar, aunque no sea médico, sobre mi libertad. Es mi muerte, y de nadie más. No es un asunto médico, ni político, ni administrativo. Es mío. Si en mi muerte manda otro, soy su siervo.

Exijo que en mi muerte se cumplan los protocolos legales de cuidados paliativos, sin que una denuncia anónima (como las de la Inquisición, las del franquismo) me haga morir aullando de dolor.

- Hechos: Hace unos días, el testimonio en televisión de una mujer que tuvo que ver morir a su madre con gran sufrimiento. Esta mujer acusaba a Lamela de ser el culpable. Y es que en todo el país (increíblemente), muchos médicos dejaron de usar las técnicas de cuidados paliativos (para evitar un expediente, supongo). Así lo escribieron varios médicos en los periódicos.

En un reportaje de Antena3, la cámara graba el gesto de indignación de un camillero vasco, al que se le obliga a trasladar a un accidentado de moto, hacia otro hospital, fuera del País Vasco. Sabía que era un crimen, que podía empeorar en el viaje, y empeoró, pero ya en el hospital cántabro (creo) al que llegó.

- Culpables: Se equivoca esa mujer. Los culpables son esos médicos (ésos y no los otros), su cobardía. La indignación del camillero no se equivoca. Culpable el médico que no cumple los protocolos médicos, y sí los legales (sin resultado de muerte, en este caso, creo). Son enfermos concretos, son médicos concretos (¿Todos en el País Vasco? ¿Cientos de “lamelistas”?) los que dejan que se “politice el sufrimiento” (un concepto terrorista que se cuela en la medicina, gracias a ellos). Miseria moral. No estamos en el franquismo, no te pueden torturar, solo expedientar.

Y por eso mismo, el Ministro de Sanidad, el de Justicia, y Zapatero en última instancia, han fallado en proteger a estos enfermos. Sus más sagrados derechos, el de la vida, y el de no sufrir en la muerte.

- Consecuencias: Se ha escrito que se trata de un ensayo para la privatización de la sanidad pública, introduciendo en ella servicios de pago, como ya se hace en el Hospital Clínico de Barcelona, en el que existe una zona VIP, Barnaclinic, dónde los pacientes pagan por determinados servicios (¿El de no morir aullando?). Cuando se extiendan, éstos médicos “lamelistas” de moral flojucha se enriquecerán atendiendo en estas zonas VIP a los ricos, o a “solo vascos”, mientras en Urgencias despacharán a los del Seguro con un gotero. ¿Acaso no es el sistema americano, el de Anatomía de Grey?

- Conclusiones: si Zapatero pierde estas elecciones, será por casos como los comentados. Por eso no se moviliza el electorado de izquierdas. Porque permite que grupos de personas sean acosados (mujeres que abortan legalmente, los actores opuestos a la guerra de Irak, médicos), para amedrentar al resto.

Votaré a Zapatero, Sr. Presidente, para impedir este troceamiento con enriquecimiento (fórmula infalible) de la Sanidad, pero sin ilusión. Y es que Zapatero falló. Caldera (el desaparecido) no.

Anónimo dijo...

Felicidades por el premio Enrique Padros, al mejor blog de politico activo. Que os parece si el 22 nos vamos tod@s a Madrid.

salustiano dijo...

Acabo de enterarme del galardón otorgado al blog de Guillermo. Muchas felicidades a Guillermo, y a todos/as los que habéis hecho posible, con vuestra participación, que Guillermo vaya a recibir este premio. Yo, que llevo poco tiempo participando en esta Plaza, algún día podré sentirme también parte, de otros reconocimientos que con seguridad tendrá el cuaderno de Guillermo. Un abrazo. Salustiano

Anónimo dijo...

El blog Fernández Vara gana el premio Enrique Padrós
'El cuaderno de Guillermo' se ha impuesto a los del senador del PNV Iñaki Anasagasti y al del secretario general de los socialistas vascos, Patxi López


Enhorabuena Guillermo
Con cariño Rosario.

alton dijo...

No quiero que ni yo ni ninguno de los míos sufra en la enfermedad, y antes de perder la conciencia espero poder tener la oportunidad de decirle a los médicos que no quiero dolor y que confío en ellos...

Por cierto, enhorabuena a todos por el premio "Enrique Padrós" que acaban de conceder a este blog, especialmente a Guillermo por mantenerlo...

Un abrazo

mitcoes dijo...

Enhorabuena por el premio Enrique Padrós, que me ha llevado a leerle, y a admirarle, ojalá todos los presidentes contaran su experiencia y escucharan a los ciudadanos. Aprovecho la ocasión para dar las gracias a su gobierno por LINEX y su apoyo al programario de código abierto - open source - y para sugerirle la edición de cursos de ofimática para cuando salga el próximo openoffice 3 al estilo de los de los programas comerciales, tanto por escrito como en video, así como de otros programas abiertos usados en ofimática. Tanto en papel y discos, como en la web. y por favor los videos que sean en ogg, - formato abierto -.

Gracias otra vez, por su comunicación con los ciudadanos que implica más democracia, y por su labor.

Daniel Bernabé dijo...

Ojalá lo del Severo consistiera en un debate de fondo sobre la muerte digna. No es así. De lo que se trata es de la voladura controlada de la Sanidad Pública en la Comunidad de Madrid. La ecuación que plantean la admiradora de Thatcher y su pandilla es simple pero efectiva: "La única forma de que la gente se haga un seguro privado es que no quiera ir a un hospital público". Y el miedo, a que te maten a un familiar, que es lo que han dicho sobre Montes y su equipo los delincuentes de la COPE, es una excelente manera de conseguir este objetivo.

paco dijo...

Hace unos años ví el sufrimiento de un amigo en herrera del Duque, él sabía que tenía cancer, lo sabía hasta la saciedad,me dolió mucho la muerte de Elias,no sabes cuanto. Pero Elías que era buena persona, vivió tambien la muerte de su hermano de nueve años de la misma enfermedad, fué valiente y generoso hasta el ultimo suspiro. Cuando el se sentía que todo acababa, pidió que le trasladaran hasta el Hospital de Badajoz,para que sus padres y su único hermano no sufrieran de nuevo todo lo anteriormente vivido. Guillermo, todavía meduele el corazón solo depensarlo.Sus ultimas palabras que me dijo fueron "paco, me gustaría cerrar los ojos, y pensar que esto no duele, y no pasa"
Que será tanto dolor, cuando uno que vive, quiere dejar de sentir, con tal de no sufrir.
En recuerdo de mi amigo Elías, que todos te recordamos.

Paco González

Fernando dijo...

Señor Xarroazul, Dios es con mayúscula.

maria del mar salazar dijo...

Un tema bastante interesante.Conocá a una persona, que le sobrevino una enfermedad terminal sin esperarlo, y en el final de sus dias lo estuvieron asistiendo la Unidad de Cuidados Paliativos, no sufrio mucho dolor.
¿por que tener que sufrirlo cunado se puede evitar? A mi me gustaria que nadie de mis seres queridos sufriera por dolor, habiendo posibilidades para calmarlos.

Guillermo :Enhorabuena por el Premio Nacional "ENRIQUE PADRÓS"

Un abrazo para todos y buena semana.

carmen dijo...

Un familiar tuvo un cáncer de piel. En la cara. Prefiero no dramatizar ni entrar en detalles, pero imaginaos lo horriblemente doloroso que puede ser eso.
Un viernes de madrugada el cáncer llegó al cerebro y también su fin. Los médicos hablaron de los cuidados paliativos para disminuir el sufrimiento. Por supuesto él no podía decidir sobre el asunto. Lo hizo su familia por él.
Nadie puede dudar de que el motivo por el que se decide paliar ese dolor, es el amor.
Llegado el fin y estando permitido legalmente y recomendado médicamente (creo que en todos los hospitales hay unidad de cuidados paliativos o unidad del dolor) ¿qué sentido tiene que sea con dolor, sufrimiento y angustia?
Espero que mi familia, cuando llegue la hora, si yo no puedo pedirlo, lo haga por mi.

Guillermo dijo...

ENHORABUENA a todos por el premio y gracias a los que han valorado esta Plaza de la Cordialidad como un espacio nuevo y compartido.
Guillermo

Anónimo dijo...

Hola,es la primera vez que participo en el blog, aunque siempre entro y leo todo lo que comentais.sobre el tema que estais tratando solo deciros que por supuesto que estoy de acuerdo en la utilización de los cuidados paliativos, hay que evitar por todos los medios que una persona tenga que sufrir tanto para al final morir.hay una cosa que yo hago en casi todas las cosas del día al día y es ponerme en el lugar de los demás, es decir que lo que no quiero para mí, no lo quiero para nadie.
¿Porque tenemos que sufrir cuando existen farmacos que nos pueden aliviar el dolor?.
Un abrazo para todos.

Anónimo dijo...

Estimados Amigos/as, como dijo Victor Hugo " ser bueno es sencillo, lo complejo es ser justo". Desde que el ser humano se hizo las primeras preguntas, siempre le ha atormentado un momento irrenunciable,común a todos los humanos, el momento de la muerte.Todos nosotros en mas de una ocasión nos hemos preguntado como será ese preludio a la otra vida, y todos nosotros anhelamos una muerte digna,dulce, sin dolor. Quién diga lo contrario ,miente , pues nuestro Eros (En la mitología griega, Tánatos (en griego Θάνατος Thánatos, ‘muerte’) se nos impone. Tanatos en la mitología griega era la personificación de la muerte no violenta. Su toque era suave, como el de su hermano gemelo Hipnos, el sueño.

Por ello creo que debemos velar para que esa palabra tan oscura y funesta como es la Agonía desaparezca de nuestra cultura.

Fdo .Mándragora

Javier dijo...

Hola. Encuentro muy interesante este debate. Soy un médico muy cercano a este tema, y aprendo con cada una de vuestras intervenciones.
De la misma forma que un buen cirujano sabe extirpar un tumor con un margen suficiente de seguridad, o un radioterapeuta sabe dar la dosis adecuada (tambien con margen) para tratar un cáncer. De esa misma manera, sería deseable que todos los profesionales sanitarios supieran apliacar los principios y tratamientos paliativos.
En ese supuesto, solo uno de cada cuatro pacientes precisaría sedación para controlar su sufrimiento, e incluso ésta sedación sería un tratamiento controlado.
Desgraciadamente, en nuestro país hay mucha desigualdad en cuanto al acceso a los cuidados paliativos. Afortunadamente, en nuestra región (gracias por tu empeño para hacerlo posible, Guillermo) estamos mucho más cerca de garantizar una actuación excelente.
A los profesionales que no dominen las técnicas analgésicas o sedantes (cada vez menos), lo que hemos de pedirles es simplemente, buena intención (intención de aliviar), y sentido común. Tratándose de médicos o enfermeras, la verdad, yo me fío en general de que se cumplan esos principios, y de que el resultado final sea bueno.
Desde la ética es aceptable utilizar fármacos sedantes, con sus potenciales peligros, siempre y cuando el efecto buscado en primera instancia sea el alivio, y no la muerte.
De mi parte, un voto de confianza inicial para todos los profesionales sanitarios.

Dani Di dijo...

Hola a todos y a todas:

Si viviéramos en el país de las hadas, en el país de LA VERDAD, en el país de la SINCERIDAD, en ese país que todos queremos que exista y no existe, este debate no existiría.
¿De verdad nos podemos imaginar que en ese país imaginario un hombre o una mujer deje sufrir a otro en las puertas de la muerte...?

Cuando me diagnosticaron, hace 17 años, una enfermedad de las llamadas raras (estadísticamente propias de latitudes nórdicas -soy del sur-, que prefiere atacar más a la mujer que al hombre –soy hombre-, sin cura y de evolución impredecible… la E. M.), casi sin tratamiento, casi sin ningún consejo preventivo…Lo tuve muy claro: “Antes de que me destroce la enfermedad, antes de que MI enfermedad destroce a los que me quieren, quiero decidir como quiero morir, y como quiero que me dejen morir…

Hoy, 16 años después, la E. M. no me señaló como preferente y esta vez entré en los datos buenos de las estadísticas de esta enfermedad, en el tanto por ciento de enfermos de EM que la enfermedad avanza muy lentamente, hasta hoy me ha dejado vivir casi como si no la tuviera…

Lo del Hospital de Leganes ha sido lamentable. Espero que la justicia ponga a cada uno en su sitio definitivamente. Gracias al impacto mediático de lo acaecido allí, muchos profesionales de nuestro sistema sanitario, prefieren dejar morir con dolor y no “complicarse la vida”.

Partiendo de la premisa de que nadie (bueno, la gran mayoría) quiere sufrir, ni que sufran sus seres queridos a causa de una enfermedad lleve o no a la muerte, y conociendo los avances de la medicina en el campo del dolor…. sólo nos queda buscar la manera de que se cumpla la voluntad de la mayoría:
Que exista un protocolo médico pactado por los profesionales y por la sociedad en general donde se definan tratamientos contra el dolor, y en qué casos y cirscunstancias se pueden utilizar, con conocimiento del enfermo y/o de sus familiares.
Que no quede ningún atisbo de duda de que un profesional de la salud, pueda aprovechar los cuidados contra el dolor como coartada para matar a alguien.

Y si eso no es posible, cuando pasen estas elecciones y de nuevo tengamos un gobierno progresista, abrir el debate que quiso abrir, con su muerte un gallego inmortal que nos hizo reflexionar a todos: Hablemos de la Eutanasia….

Alonso. dijo...

Una vez me hice un esguince grado II-III, es decir, de los malos malos... Me dolía tantísimo el tobillo que no podía aguantar las lágrimas y sólo pedía que me quitaran el dolor. En la sala de Trauma esperando y con el dolor, en las placas y con el dolor...

No quiero ni pensar lo que es un dolor de un enfermo terminal o paliativo, yo le quitaría el dolor sin pensarlo y que muera DIGNAMENTE Y SIN DOLOR.

Estamos en el S. XXI, que una persona pase dolor físico en España a causa de una enfermedad es algo inconcebible.

Antonio Parra dijo...

Guillermo, felicidades por el Premio Enrique Padrós, permíteme que que también disfrute de él.
Prometí que la próxima entrada de mi blog fuese dedicada a esta Plaza y así lo he hecho. Estoy seguro que este espacio virtual será visitado por toda la gente de bien, sea cual sea su procedencia.
Un abrazo

Rafael Estrella dijo...

Guillermo, mi enhorabuena por el premio. Un fuerte abrazo.

oistrakh_spirit dijo...

Si Guille no puede y alguien se anima y él nos deja, vamos a recogerlo. Yo me apuntaría, aunque luego el sabadete tengo curso de cruz roja en Almendralejo.

Un saludote!

* - * - * - * - * - * - * - * -* - * - * - * - * - * - *

- - - - - - - - - ФІѕТяакн_ЅριЯιΤ - - - - - - - - -

carlos db dijo...

enhorabuena a tod@s por el premio nacional 'Enrique Padrós' al 'Mejor blog político' concedido a nuestra plaza de la cordialidad.

http://actualidad.terra.es/provincias/badajoz/articulo/extremadura_enrique_padros_mejor_2259742.htm

aun no he tenido opción de leeros, lo haré en cuanto pueda...

un saludete

cdb

Maite dijo...

Siempre he pensado que aquellos que son capaces de ver el sufrimiento una persona y no hacen nada para remediarlo carecen de algo,¿el qué?, no me preguntéis, unos lo llaman compasión, término que a mi no me gusta, otros conciencia, si bien seguro que se os ocurre alguna que otra denominación.

No creo que el dolor, otorgue mas honores a un enfermo que lo sufre que a otro que pide evitar sentirlo.

Cuando tienes cerca a un enfermo, te vuelcas con el, con sus necesidades, todas las atenciones son pocas, porque sobre todo en el caso de enfermos terminales tu único deseo es que su rostro, si no alegre, al menos no refleje dolor alguno.

Al final, es una cuestión de sentimientos, de los que cuidan, de los que curan y de los que necesitan de estos últimos para tener eso que se llama un "final digno".

Un abrazo a todos.

Pdta:Presidente, vamos a poner velas para que siga lloviendo, a ver si así al campo le llegan otros aires.

Paco dijo...

Buenas tardes...he leido muchos dias el blog aunque no he participado nunca y hoy por el tema, por quien lo plantea y por lo que me afecta me he decidido a participar. Soy medico desde hace mas de 20 años trabajo y he trabajado en una UCI...y como es evidente este no es un tema nuevo en nuestro trabajo, no se invento con el Hospital de Leganes. Por los comentarios que he leido me gustaria dar mi opinion en algunos temas que se han abordado:
1- "Me gustaria que el medico me tratara como si estuviera tratando a su madre". A este blogero decirle jamas trataria a mi madre, nunca tendria la capacidad para poder decidir con libertad. Es algo que me ha ocurrido en muchas ocasiones, cuando al plantear una decision importante en la evolucion del paciente y te dicen "que haria si fuera su hijo o su padre" la respuesta desde hace mucho tiempo es "ojala tenga un medico en el que confie y que decida por mi"
2- No existen enfermedades lo que yo atiendo son enfermos. Con todo los adelanto tecnologicos la Medicina sigue teniendo aspecto sorprendentes en cuantoa evolucion, todos hemos vistos evoluciones torpidas de cuadro no graves y evoluciones favorables de proceso de pronostico infausto.
3- Cual es el grado de sufrimiento que no se puede aceptar. He leido opiniones sobre que todos estamos de acuerdo en evitar sufrimiento inutil...acabaramos¡¡¡¡ pero cuando es un sufrimiento inutil? Que hay casos claros? es evidente que ningun medico con un minimo de sentido comun se negaria. Pero desgraciadamente los pacientes no son blanco o negro (la escala de grises asusta) ni entran con un cartel en la frente diciendo quien va a sufrir inultimente y quien despues de estancias largas penosas, con curas dolorosas, con sufrimiento para la familia, terminan incorporandose a su ambiente a su familia a sus amigos y cuentan hace un año tuve un grave accidente, una intervencion, un cancer, un trasplante y estuve al borde de la muerte, y si alguien hubiera decidido que ya no se sufre mas?
4- Sobre el caso Severo Ochoa me resulta dificil opinar sin tener todos los datos, parece que cada uno da datos segun intereses partidarios y este es un tema importante, personal... para que se manipule.
En mi trabajo, tanto yo como mucho de mis compañeros buscamos curar...pero cuando no es posible procuramos evitar el dolor y siempre que podemos intentamos acompañar y en ello nos dejamos parte de las coronarias..parte del estomago y alguna que otra cana.
Un saludo y suerte Guillermo

Anónimo dijo...

Daniel Bernabé: no tienes ni idea de lo que dices. El tema del Severo es muy severo y los médicos sabemos de que se trata. Leete el informe y el Auto (Guillermo algo sabe, bastante, de este asunto). No mezclemos lo que entiendo en que casi todos coincidimos, con el caso del S. Ochoa. No manipulemos

Guillermo dijo...

He moderado un comentario que nada tiene que ver ni con este tema ni con ninguno de los planteados.Se trata de una Plataforma contra Zapatero que pide expresamente el voto para otras fuerzas políticas. Este blog es para expresar ideas, discrepar o coincidir , no para dar mítines.
Un saludo
Guillermo

sierraalor dijo...

Guillermo:
¡ENHORABUENA! por el nuevo reconocimiento que has conseguido, Enrique Padrós; como no podía ser de otra manera también felicito a l@s que te han acompañado en esta trayectoria.
Sigue siendo tú mismo, no cambies.
Saludos a todos y a todos y lo dicho FELICIDADES.

Anónimo dijo...

El inicio de una andadura. Un camino que has querido recorrer con mucha gente y que se sigue agrandando y ampliando. Algo así escribías ahora hace poco más de un año. Un año y un mes después, el contacto con la gente, las ideas, las propuestas, se multiplican y siguen y siguen...
Felicidades por el premio.
Anselmo.

José Juan Durán dijo...

Hola a la plaza. He de confesar que después de leer muchos de vuestros comentarios no tengo más remedio expresar mi gratitud a todos aquellos médicos y personal sanitario que día a día se enfrentan a estos casos y que no pueden evitar implicarse personalmente, no hay dinero para pagar todo lo que dais, os admiro.

Un saludo.
José Juan .La Parra

maricarmen dijo...

Buenas a tod@s y a usted Presidente,muchas felicidades por ese premio, es el reconocimiento de entrega y trabajo a los estremeños,somos muy a
afortunados,gracias. Tema muy delicado,creo que debemos tener mucho cuidado con nuestros comentarios podemos herir,no debemos confundir eutanasia con cuidados paliativos,no soy médico pero soy sanitaria con una experiencia en geriátricos de más de veinte años,he visto sufrir y morir a ancianos ,lo unico que se les puede dar es la ausencia de dolor y sufrimiento físico,además de amor,cuidado con pensar y decidir por los demás.
saludos.

César Ramos dijo...

Enhorabuena Guillermo y a todos los que hacéis posible esta plaza de la concordia, habéis hecho historia por no resignaros y opinar construyendo un espacio de amistad.

Anónimo dijo...

Buenas noches a todos y sobre todo a usted señor presidente:

Hace pocos dias tuve conocimiento de su blog, el cual le agadezco que tenga ya que nos da la oportunidad a los ciudadanos a participar y expresarnos.

Yo sobre este tema tengo mucho que aportar ya que soy una persona que ha pasado hace muy poco por este trance, y que no quisiera que nadie más tuviera que pasar por vivir lejos de un hospital, pero antes yo le haria también una pregunta, ¿porqué se deben morir nuestros enfermos, abandonados de la mano de dios cuando viven a unos cien kilometros de los hospitales en el siglo en que estamos?.

Le hablo desde la impotencia y el dolor que he sentido.

En el mes de agosto se murio una persona muy querida para mí (mi suegro), le diagnosticarón un cancer de pulmón en el mes de mayo, despues que desde enero fuera a muchas visitas al medico de cabecera solicitandole unas radiografías por un dolor en el pecho, que no se las mandaban, y en unas de esas visitas que su medico ya no estaba, y le tubo que atender el pediatra del pueblo como suplente, ya por fin se las hicierón, una semana despues los resultados, ya les he dicho, un cancer de pulmón avanzado, nos lo ingresarón una semana en el hospital de DonBenito-Villanueva, donde le hicierón pruebas y le remitierón a oncología y a casa, le dierón tres sesiones de quimioterapia, cada 21 dia una, despues de la última al hacerle el escaner y ver que ya el cancer habia alcanzado al estadio IV, y ya no habia solución puesto que le estaba aplastando la taquea y el exofago e iba muy deprisa,(todo esto en cuestión de dos meses), fuimos a la ultima visita con el oncologo (la última que él haria, ya que no volvio a salir de la cama).
Nos esplicó la situación y la opción que nos daban para poder aumentarle aproximadamente unos quince dias la esperanza de vida, era que fueramos diariamente a Badajoz a darle sesiones de radioterapia.
Ya haciamos unos viajes cada vez que teniamos que ir, en ambulancias comunitarias que recorren varios pueblos recogiendo a los enfermos y a la vuelta dime de lo mismo dejandolos y mi suegro llegaba para morirse, que por supuesto rechazamos la propuesta, si no le mataba el cancer antes, le ibamos a matar nosotros metiendole 200 km. de ida, más luego otros 200 km. de vuelta y eso a diario.
Entremedias, habia estado una semana ingresado porque le habia dado una trombosis, así que nos dijo que nos prepararamos que nos venia lo peor y nos paso a cuidados paliativos, que despues de valorarle, nos mandaron a casa con un monton de medicamentos.
Yo soy ama de casa, con cuatro hijos, mi marido y mi suegra ya mayor, pero me las tuve que apañar y en 19 dias que nos duró despues de esa visita, me tuve que convertir en sicologa, doctora, enfermera, ats, etc, ya que todo recayó en mí, tuve que hechar mano de los medicos de cabecera, yendolos a preguntar o llamandolos,(ya que con paliativos solo hablabamos por telefono), para que me fueran guiando segun se ivan presentando los problemas.
En unas de esas visitas del medico de cabecera, me dijo que llamara a paliativos para que vinieran a valorarle, ya que se le empezaban a encharcar los pulmones, y si vinierón, le valorarón, me dejaron una via intravenosa puesta, un monton de ampollas de sedantes, otras tantas de nolotil inyectable, y sedantes, además de más pastillas y aumentarle los parches de morfina, me dijeron que no tuviera miedo en inyectarle, que lo importante es que estuviera tranquilo y no sufriera,(estuve cuatro dias en la cabecera de su cama, las 24 horas diarias), el ultimo dia ya me daba tanto miedo inyectarle más, ya que lo veia tan mal, que solicite de nuevo ayuda al medico de urgencia (que se porto estupendamente conmigo), y me consolo diciendo que cada vez que quisiera le llamara, pero que ya no se podia hacer nada, que al tener tanta fiebre, no tomar nada de liquido, que le daria un infarto, ya que como tenia las venas tan mal por la quimioterapia no le podiamos poner suero, y además al haber estado tomando sintrom, temian una hemorragia, esto eran las 9 de la noche, le inyectamos ni se sabe, el que aquella noche, y hasta las 3 de la mañana que nos fallecio , pero sufriendo lo que ni se puede expresar con palabras, al dia siguiente y con las fuerzas que me quedaban, les llamé a paliativos para decirles del fallecimiento y me preguntaron que si habia sufrido, sabe las palabras que les contesté " Que nos perdone dios, por su sufrimiento".
Yo me he tenido que reir cuando lo que queria era llorar y desahogarme, tragarme todo el sufrimiento, para que los que estaban a mi alrededor no sufrieran tanto, y lo he hecho yo sola, pero sabe, despues de 6 meses todavia tengo una amargura en mi alma, pensando si hice lo necesario para que no sufriera tanto, que si no hubiera estado mejor ingresado en un hospital, al lado de su casa donde le hubieran atendido médicos preparados para esto, y creo que esto me tardara en desaparecer ya que ha sido muy duro.
Así que apelando a usted que dice que es antes medico y persona, que presidente, ponga una solución a estos problemas que estamos viendo, cada día más amenudo y no nos dejen apartados como siempre, soy herrereña, y creo que solo pido lo que es justo, que primen los derechos humanos y una sanidad digna, y que no tengamos que estar casi muertos y viajando de arriba para abajo, que podamos morirnos en nuestro pueblo pero dignamente y bien atendidos. Espero que ya que va ha venir dentro de un par de dias a vernos se plantee lo que le he contado y piense si le gustaria que algun familiar suyo tuviera que pasar por lo mismo.

Les pido perdón a todos si me escedido en mi comentario y tambien al señor presidente, por si le he quitado a usted mucho de su tiempo leyendo mi historia.

Se despide de usted atentamente, una herrereña.

rosa roja dijo...

Buenos dias a todos, ¡¡FELICIDADES!!, el titular del blog ha sido premiado y su premio (como el muy bien ha escrito nos corresponde a todos).
En nuestra tierra dice un refran que si la envidia fuera tiña, el mundo estaria lleno de tiñosos, viene a cuento por la noticia publicada en el hoy digital que pude leer anoche y que hoy ya ha sido retirada o al menos no la encuentro, repito felicidades a todos y a todas porque sin nosotros el blog no existiria.

Leo todos los comentarios de un dia para otro y todos o casi todos os fijais en el tema medico yo no quiero fijarme en el tema medico quiero que reflexionemos en el tema DENUNCIA ANONIMA.

Un maestr@ es acusado anonimamente de haber abusado de un alumno, esta apuntado.
Un politico es acusado de corrupcion anonimamente, ya se puede despedir de la politica.
Un cura es acusado anonimamente de pederastia, nadie va a su iglesia.
Un medico se le acusa de mitigar el dolor de un enfermo terminal, una denuncia anonima lo lleva al juzgado y es apartado de su trabajo.
Creo compañeros (decidme si me equivoco) esta polemica, estos comentarios vienen dados porque el tribunal supremo a absuelto a los profesionales que fueron acusados ANONIMAMENTE y ahora la justicia los repone en su sitio.
No voy a entrar en el estado de animo de esos profesionales de sus esposas y de sus hijos, entro en que tenemos una CONSTITUCION que dice que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario, co... si hasta un asesino de esos de la pandilla que pululan por el pais vasco son presuntos aunque les cojan con la pistola humeante, compañeros blogueros reflexionemos sobre LAS DDENUNCIAS ANONIMAS. un saludo.

rosa roja dijo...

Despues de hacer mi comentario he cogido el numero del suplemento del diario el Pais Nº 1638 y en su ultima pagina Javier Marias hace una descrpcion de lo ocurrido en el Severo Ochoa os recomiendo que lo leais y si alguien lo quiere puede pedirmelo por emeil se lo hare llegar .

cordocacereña dijo...

Enhorabuena a tod@s por le premio al blog especialmente a Guillermo, por su valentía en la propuesta del blog y tod@s felicidades por vuestras aportaciones.
En cuanto al tema propuesto, por fortuna, no he tenido que pasar por las situaciones difíciles que habeís tenido que sufrir y no sé que se siente y que se puede pensar en esos momentos.
Lo que sí es seguro, es que, el sufrimiento es mejor evitarlo y más aún, en el difícil tránsito de la vida a la muerte. Por lo que, pienso que la mitigación del dolor es necesaria, para el que lo padece y para los que tienen que acompañar al que lo sufre.
Quiero decirle a herrereña, que se sienta muy tranquila y muy orgullosa de todo lo que ha hecho por esa persona querida en sus últimos instantes de vida. Que ha hecho todo lo posible en lo material y que seguro, que le ha aportado todo el cariño y todo el afecto que una persona generosa puede dar. Y que esto, no hay hospital en el mundo que lo pueda hacer y que, seguro que su suegro, lo comprendió y lo sintió antes de marcharse.
No sé como serán mis últimos instantes de vida, quien lo sabes?. Lo que sí me gustaría, es que fuese en mi casa y rodeado de los que quiero y me quieren, con el menor dolor posible, pero en mi casa.
Con afecto y gratitud para tod@s.

alfonso santos dijo...

Hola Presidente, podria decir la hora y lugar del premio, al vivir en madrid quizas pueda hacercarme,

Saludos

Alfonso

Raimundo dijo...

Sr. Presidente, felicidades por el premio “Enrique Padrós” al mejor blog político. Pero, en mi opinión, se le premia mal. No se le reconoce haber ideado un blog inusual, haber innovado con las nuevas tecnologías (como se suele decir, hasta el aburrimiento).

Porque un blog político (ahora mismo) es el de un señor que muestra sus (loables, peregrinas) ideas sobre como organizar el mundo, y una legión de comentaristas le insultan o alaban.

En este blog eso está prohibidísimo.

Este es un blog de ¿innovación social? Raramente político, a veces administrativo, militar, médico, empresarial etc., según el (muy concreto) problema planteado. Los comentaristas aportan soluciones en muy diversos formatos: análisis, descripciones, sensaciones, recuerdos, deseos etc., mostrando en unos días las cientos de aristas del problema, según el estilo de cada cual, sintético, poético, narrativo etc.

Se le acusa de falta de crítica. Es absurdo. La crítica está en el enunciado del problema. Si se señala algo para solucionarlo, se da por supuesto que está mal. En elegirlo consiste la crítica. No hacen falta cien comentarios más insistiendo en que eso mismo está fatal, fatal.

Creo que, además, la familiaridad, expresividad y espontaneidad de algunos comentarios se confunde con “dar coba”. Confundirse en esto, es simplemente confundirse mucho, por no decir otra cosa, también prohibida en este blog.

Yo les diría a los señores del premio que se han equivocado. Es único (y como no tenemos término de comparación, no sé si participamos en un blog buenísimo o malísimo). En él se hace lo que se puede, seguir innovando.

Para mí que se trata de un blog filosófico.

Un saludo a todos

catalina dijo...

Sí a los cuidados paliativos.
En octubre murió mi padre en el Infanta Cristina de Badajoz.
Entre otros cientos de despropósitos que no es el momento de comentar, no se le administraron dichos cuidados.
El los pidió, nosotros los pedimos, pero el médico siempre se negó, argumentando que la sedación adelantaría el final.
No hubo forma de moverle de su posición. Seguramente tenía miedo.
El caso Severo Ochoa nos ha hecho mucho daño, muchísimo. Sí hay que hablar de él Guillermo.

lamiradadelotro51 dijo...

Enhorabuena Guillermo por el premio al blog, te los has ganado.
Destacaria la dedicación al mismo, el tono de los comentarios, y los temas tratados.

Y enhorabuena a todos los de la Plaza, la cordialidad tambien ha sido reconocida.
Buena semana

doctor sito dijo...

Querida anónima herrereña:
En primer lugar, te acompaño en el sentimiento por la pérdida de tu suegro y te aconsejo que de ninguna manera te sientas culpable de lo que pasó.
En segundo lugar, te felicito por lo bien que has expuesto algunos de los problemas de nuestra sanidad.
A mí, como médico de un pequeño hospital, me indignan enormemente los largos e incómodos desplazamientos que sufren los pacientes oncológicos para someterse a sesiones de quimio o radioterapia.
Eso sí, tenemos una extraordinaria Unidad de Cuidados Paliativos, formada por excelentes profesionales que se entregan a su trabajo en cuerpo y alma.
Un abrazo.

Chary (Sahara libre) dijo...

Buenos días a toda la plaza.

Por la experiencia vivida, soy partidaria de aplicar aquello que sirva para aliviar esa agonía. Es “jodido” padecer cualquier enfermedad y si encima es dolorosa, el triple de “jodido”.

Uno de los recuerdos que me queda de mi padre es que, cuando yo tenía 8 años, en sus últimas semanas de vida, cada 2 por 3 tenía que venir al médico a inyectarle calmantes para aliviar su agonía. Y nadie se merece esa vida ni esa muerte.

Yo también pido al médico que me atienda, que si algún día me encuentro en una situación como ésta, que me trate como trataría a su madre o a sus hijos.

Si yo fuera médica y de todos modos va a morir, le doy la dosis necesaria para calmar su sufrimiento. Como dice Guillermo, él estudió medicina para curar y para que la gente NO SUFRA. Si llega un momento que no se puede curar, por lo menos su puede evitar el sufrimiento.

Anónimo dijo...

Lo malo de morirse es, que aparte de dejar de vivir,con lo que esto supone,ya que no tenemos nada más que una vida, y esta a mí me parece muy corta,es que normalmente te mueres solo.Quiero decir con ello,que no tienes la posibilidad de decirle a un amiguete¿que te parece si nos tomamos unas cañas y despues me acompañas y nos morimos juntos?Si a esto tan terrible se le une que tienes bastantes posibilidades de que agonices con dolor,en un hospital,que es un sitio extraño(yo estoy mucho mejor en el salón de mi casa)pues a mí me gustaría que algún amigo de los de bata blanca me hiciera abandonar esta vida sin sufrimiento,aunque para ello me acortaran mi existencia.Esto lo quiero para mí y para los que amo.Fernando

Guillermo dijo...

He moderado un comentario porque nada aporta ni a este post ni a los anteriores y porque insulta a terceras personas que no se pueden defender. Sólo recordarle que de Olivenza sale más del 80% de su población activa del casco urbano cada día. El acto es el Viernes a las 12,30 horas en el Ayuntamiento de Madrid.
Guillermo

Anónimo dijo...

En primer lugar mi más sincera enhorabuena por esa Gran Cruz de sanidad que acabas de recibir. Es un reconocimiento público a toda una trayectoria profesional. No se trata de un acto aislado, de un proyecto exitoso, sino de un bien trabajado día a día... De verdad, enhorabuena.

En casa siempre he vivido rodeada de los mayores de la familia. Los abuelos y las tías que se quedaban viuda y no tenían hijos. Me he sentido una persona muy privilegiada por haber podido vivir con ellos. Aunque, como es natural, también les he visto morir.

Mi abuelo paterno murió tras una segunda trombosis que le provocó un encharcamiento de pulmón. Yo tenía 16 años y mis tíos no querían que entrara en el hospital porque no me impresionara, pero yo quería cogerle la mano y darle un beso. Todos en el pasillo del hospital hablaban de él como si ya estuviera perdido, pero cuando yo entré me agarró con fuerza la mano y en sus ojos ví la desesperación de quien lucha a toda costa por seguir viviendo. El aire apenas le llegaba a los pulmones y vivía en una ansiedad desesperante para él y para mi abuela que no se movió de su lado.

Mi abuela, murió entre terribles dolores tras un fallo multiorgánico. Mi tía se acercaba llorando al mostrador para ver si era posible administrarles algo que le evitara tanto sufrimiento, pero la dósis máxima prescrita ya estaba administraba y los gritos de horror de mi abuela no significaban nada para quienes "cuidaban" de ella. Afortundamente en el cambio de turno, una persona sensata vió que aquello era inhumano y dijo que aunque le acortara la vida que era necesario administrarle mucha más cantidad de morfina. Mi abuela durmió, su respiración se hizo más serena y murió. Sufriendo demasiado, de una forma muy poco digna. Con apenas unas 8 horas de serenidad.

Mi abuela y mis tías maternas murieron de cáncer con metástasis. Para mi abuela, antes de comenzar los dolores el oncólogo que CUIDABA de ella comenzó a gestionar con mi madre el modo de administración de morfina y le facilitó recetas antes de necesitarlas con el fín de que siempre tuviera para calmarle los dolores que se esperaban aunque superase la cantidad máxima permitida en la seguridad social. Estuvo dos meses en cama, pero serena. Una muerte que mis hermanos, mi madre y yo recordamos con serenidad también. Mi tía (la hermana de mi abuela)murió sin opción a calmante porque su médico de cabecera no lo consideró oportuno.
Mi abuelo materno murió en el hospital de neumonía con una temperatura de 42ºC y sin que los médicos quisieran prescribirles ni antitérmicos (mi madre le ponía toallas fría), porque ya se sabía que de ahí solo podía morir.
Por último, contar que tuve una perrita labrador preciosa. Cogió lismaniosis y cuando el´veterinario quiso hacerle el diagnóstico ya era demasiado tarde. Comenzó a fallarles diferentes órganos y no tenía fuerza ni para quitarse las moscas de la cara. De vez en cuando gemía, pero nada más. El veterinario dijo que era inhumano mantenerla con tanto sufrimiento.

Me hubiera conformado con ver a mis abuelos con un final más sereno, más digno. No administrarle una dósis letal, pues siempre se está tiempo para subir la dosis un poco más. Pero no entiendo como es tan fácil ver el sufrimiento inhumano en un animal y seamos tan duros y tan fríos cuando vemos el sufrimiento de los pacientes de un hospital. Cuando una persona no soporta tanto sufrimiento, acepta mucho mejor un destino que no se puede eludir. Es más fácil disfrutar de la mano tendida para no ir solo hacia lo desconocido. Es más consoladora la presencia de tus seres queridos que sufren por tu próxima partida.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Hay cosas muy simples. Queremos que los médicos nos salven la vida cuando esté en peligro, y no me cabe duda de que así lo harán. Y también quisiera que cuando la vida se apague, se apague con dignidad y sin sufrimiento. "Memento mori" - reuerda que has de morir - pero que los avances de la técnica sirvan para que el tránsito no sea una desagradable agonía llena de dolor. Creo que, si hay competencias para ello, deberíamos habilitar un Testamento vital. Si yo quiero donar mis órganos, quiero que mi voluntad anteceda a la opinión que mis familiares puedan tener en un momento difícil; y sobre todo, quiero que mis médicos sepan que quiero vivir pero no quiero prolongar la agonía.

Paco Martín dijo...

OPINO
En fin si estas líneas no ven la luz, aceptaré no la censura porque no creo a estar alturas que moderar sea exactamente eso. Quisiera referirme a dos aspectos noticiables para mi y algo más. Lo de que Zapatero y su polémica del posible apoyo a Córdoba 2016 preguntaría si Rajoy en esa ciudad o en alguna ciudad andaluza mas dará explicítamente el apoyo a Cáceres 2016. Estoy seguro que Carlos Floriano no se le censuraría aquí la explicación creo que nos merecemos. No por el premio, que para mi como ya he dicho siendo bienvenido, le daría una publicidad de paso ahora tremenda. También por otra parte relacionado con el silencio un colega columnista de Extremadura al día intepela a Guillermo en "una carta respetuosa" a el dirigida sobre su posicionamiento con el aborto. Pues en cuánto a esto seria para Guillermo estupendo, aunque más o menos presumimos y quedamos claro que se puede ser socialista y cristiano. Pero hay un problema para hacerlo y es que el amigo Rafael Angulo no tiene abierto el tema de replicas. Cosa por ejemplo que yo si, por poner un caso. Pero bueno que tampoco pretende el soñador que si por el contenido supera el juicio del moderador cargármelo por la extensión. Quiero proponer un tema cómo es la insercción laboral de los disminuídos fisicos y sensoriales en el mercado laboral. Intentar aportar ideas sobre éste u otros es nuestra forma de ser. Y espero que el día de la recogida en Madrid del premio Guillermo se acuerde de quedar claro que Caceres 2016 apoya también la Olimpiada en Madrid. Cuestión no de imagen sino de sinceridad por parte de todo un pueblo como es el extremeño. Ya lo dijo alguien por aquí, estamos cambiando, y cada vez y el tiempo da la razon a unos y se las quita a otros. Atte.-El soñador de guardia.

guiomar dijo...

¡¡Enhorabuena Guillermo por crearlo y felicidades a todos nosotros,amigos blogueros,sobre todo a los que estáis en el blog desde el principio por ese I Premio enrique Padrós al mejor blog de un político en activo!!
Propongo un brindis conjunto de todos,cada uno con lo que le apetezca,esta noche a las 11:00.Así,a esa hora todos estaremos juntos celebrándolo.

¡Va por tí,Guillermo!!

oistrakh_spirit dijo...

Esta plaza de la cordialidad es el espacio virtual, la casa de Guillermo Fernández Vara. Y cuando uno entra en casa de otro, lo menos que puede hacer es respetar cómo están las cosas. No se trata de llevar bombones a esa casa ajena. Pero tampoco pretenda cambiar los muebles de sitio o poner la música que sólo a usted le agrada.

Respecto de la familiaridad... es que nosotros conocemos a Guille. O al menos un buen puñado de nosotros. No somos ni su vecino, ni su primo. Pero le sentimos cercano. Tenemos esa suerte igual que, probablemente, él también perciba esa suerte en sentido inverso. ¿Le molesta? ¿Se hace daño a alguien?

En cuanto al premio, Guille nos sorprenderá. Creo que el viernes aparecerá con algún blogero en los madriles. Ignoro quién será el o la afortunada. No se nada, pero es una intuición. Y realmente molaría que ambos lo recogieran en representación de todos nosotros. Estamos orgullosísimos de haber creado este clima y, en ocasiones, tener la oportunidad de ayudar un pelín a nuestro Guille.

Bravo al premio merecido por alguien que no abrió un blog sólo cara a las elecciones. Nos escucha, a través de esta herramienta tanto o más que antes del 27M. Aquí también se han entrelazado amistades entre personas que antes no se conocían. No todo es "cara a la galería" que pueda representar Guille. Hay personas que estamos aquí que nos llamamos telefónicamente para saber cómo nos va. Que quedamos para un café. Y siendo de localidades distintas.

Y al igual que uno de los slogans del PSOE para el 9-M: vamos a más.

Un cordial abrazo para todo el mundo.

* - * - * - * - * - * - * - * -* - * - * - * - * - * - *

- - - - - - - - - ФІѕТяакн_ЅριЯιΤ - - - - - - - - -

guiomar.com dijo...

Ahora voy a hacer mi comentario sobre el tema de la semana.Por mi profesión y habiendo trabajado diez años de los 21 que llevo en la Sanidad en la Unidad de Cardiologia.Coronarias del Infanta,he visto morir a mucha gente.Había quienes pedían que si volvían a tener una parada no se les pusiera respiración asistida,así que he acariciado algunas manos teniendo frente a mi a marido,o esposa,hijo,hermano,pero eso si ,mientras médicos prescribían y enfermeras administraban fármacos con los cuales aliviaban los últimos momentos que,aunque en estoos casos no son excesivamnete dolorosos,es la axfisia lo más angustioso.Por lo tanto permanecían casi como dormiditos.Estoy totalmente de acuerdo en que las cosas se hagan bien ,con toda la analgesia que haga falta para paliar el dolor,para que se llegue all último suspiro con la mayor paz posible,rodeado de la familia a ser posible,yo les hablaba a los enfermos con mi tono de voz normal,ni más alto ni más bajo,porque el oido es loúltimo que pierden y pensaba,si me está oyendo que me oiga natural,.Al estar los familiares tan angustiados y no salirles ni la voz en ocasiones(aunque he vivido momentos inolvidables a veces,como para escribir un libro),yo les preguntaba los nombres a los hijos ,nombres de nietos ,en qué trabajaba,y luego le iba diciendo al enfermo,"anda,que me han dicho que tu nieta Martita es tu ojito derecho,pillín" o cosas así,a veces llegué a ver un asomo de sonrisa,otras,cómo dos lágrimas iba hacia las sienes.Pero no estaban solos.Ni con dolores.pero como os decía,partidaria de toda la sedacón posible,de la donación de órganos,pero creo que el momento del útimo suspiro no son los hombres quienes tienen que disponerlo.Un beso a todos.Guiomar

Guiomar dijo...

Ahora estoy aquí para decirle a Dani Di que me aklegro muchísimo de la evolución favorable de tu E.M.,qu además´podéis estar contentos porque se está avanzando muchísimo con esa en fermedad,y que siento envidia sana,porque yo padezco fibromialgia y para eso si que de momento no hay cura,padeciéndose unos dolores en ocasiones terribles.¿Cómo no voy a estar a favor de que por lo menos para morirme me los quiten?.De verdad,Dani,enhorabuena.

Anónimo dijo...

Muchas felicidades por este premio.
Es ciertamente merecido.
Desde Plasencia
A.M.J

Guillermo dijo...

Petere, he moderado su comentario, no por mí sino por los demás.Te agradezco tu preocupación por mí.
No acabo de entender muy bien porque a quienes no les guste este blog o los que escribimos en él, directamente no lo ignoran.
Si nos centramos en el tema de la semana veremos que se estan aportando muchas visiones de una realidad nada sencilla. Lo mejor de este blog es que nos expresemos con sinceridad, tal como pensamos de las cosas.
Guillermo

Anónimo dijo...

Hola amigos de esta querida plaza.
Aliviar el sufrimiento siempre se puede.
Yo quiero que cuando mi vida se apague, no sea una agonía del dolor.
Mi padre murió de un cáncer de colón, y quiero dar las gracias a la Unidad de Cuidados Paliativos de Mérida y al Hospital, murió sin sufrimientos y rodeado de todos sus seres queridos, que estuvimos en todo momento con él.
Con el amor de su familia y algo muy tranquilizador para él sobre todo y para nosotros, el trato tan humano de los médicos y enfermeras.
Es muy importante para la persona que se nos va para siempre, que los médicos lo traten con ternura, cariño y que su voz al igual que las nuestras reflejan serenidad. La familia nos ponemos una coraza...... excepto cuando él nos miraba con lagrimas en los ojos y veía nuestro sufrimiento y nosotros el suyo.
Yo quiero tener una muerte digna como mi padre y tener a todos mis seres queridos cerca de mí. Mi padre se me murió en mis brazos y estuvo rodeado de amor en todo momento.
Siento pena cuando se cuestiona a médicos que solamente alivian el dolor de los que están sufriendo.
Lo dicho enhorabuena Guillermo para ti y todos los blogeros que estamos contigo desde el principio.
Buena semanita a todos
Un beso Rosario.

rosan dijo...

Buenos días amigos:
En el post de entrada de Guillermo,esta la respuesta que me gustaría dar y que en otro posterior confirma.
Es muy importante la existencia del Testamento Vital, y tal como se están modificando las tarjetas sanitarias, no se pero creo que sería bueno que lo reflejaran, como también debería reflejarse las condiciones de donación si existen.
Creo y lo he vivido no hace mucho tiempo que uno debe elegir la dignidad de la muerte, y muchas veces se consigue, cuando uno se va rodeado de los suyos y sin sufrir, porque cuando un enfermo terminal sufre, lo hace también aquellos que le quieren.
Creo que se confunde no se si propositadamente la atenuación del dolor y los cuidados paliativos con la eutanasia, y no tienen nada pero nada que ver.
Aprovecho no para felicitar por un premio al blog sino para felicitar a todos los que trabajan en cuidados paliativos que además de grandes profesionales son enormes personas con sentimiento y cariño para los enfermos que atienden y sus familias.Por favor Guillermo expresase-lo así en mi nombre y seguro que en la de la mayoría de los extremeños
un abrazo

rasputín dijo...

Positivo todo aquello que contribuya, de una u otra forma, a paliar el dolor físico del que sabe que va a morir. Pero instaría a los científicos que se pusieran manos a la obra para intentar encontrar algún bálsamo o ungüento que alivie el dolor del alma, ése que comienza con una lágrima y termina por hacerse eterno, enquistado en las entrañas, desde donde se desplaza hasta el último rincón del ser. Todo lo tendente a paliar el sufrimiento es bueno, muy bueno, pero entiendo que ese dolor al que me refiero multiplica el dolor físico, haciéndolo, si cabe, más agónico. Y no se trata de buscar remedios farmacológicos que abstraigan a la persona de la realidad por un tiempo determinado, sino encontrar en la mente esa fortaleza desconocida donde guarecernos cuando intenten destruirnos las jaurías de indeseables que a menudo se ensañan con nosotros, que están vivos porque tiene que haber de todos, y que son tan miserables como prescindibles. El remedio a ese dolor es el que me gustaría que algún día alguien hallara. Que el hematoma en el rostro duele mucho menos que el vacío en la mirada de la mujer maltratada. Que el brillo en los ojos de un niño no se ve en radiografía alguna, pero su ausencia sabemos que forma parte de la patología del alma. Que el dolor en la mirada de un abuelo en el patio de un asilo, más sangrante que el dolor de sus achaques, nos duela a todos, y que ese dolor nos haga despertar.
¿Por qué cada día hay menos gente buena?. Salud y libertad. Es un placer compartir mis inquietudes con vosotros. En serio.

Anónimo dijo...

Menudo gol, Guillermo...


Pepa Durán recibe el ordenador que le prometió Zapatero
EFE
Josefa Durán, una pensionista de Alburquerque de 82 años, ha visto cumplido su deseo de tener un ordenador, para escribir sus memorias, porque desde La Moncloa le han mandado uno tras pedírselo personalmente por carta al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
Según ha explicado, la historia comenzó hace unos meses, en agosto de 2007, cuando contactó con el presidente de la Junta de Extremadura , Guillermo Fernández Vara, para pedirle un ordenador portátil con el que dejar escritas sus vivencias y dada la imposibilidad para hacerlo a mano tras sufrir una leve parálisis que afecta a la mitad derecha de su cuerpo.
"No puedo escribir bien porque me tiembla la mano por lo que, con la ayuda de mi nieta, solo puedo hacerlo con el teclado", ha indicado Josefa Durán.
Según ha dicho, tras recibir la contestación negativa del presidente extremeño, que alegó falta de presupuesto para satisfacer su demanda, decidió dirigirse a Rodríguez Zapatero.
"Cual no sería mi sorpresa -ha afirmado- cuando me llamaron desde La Moncloa para decirme que me mandaban, primero un ordenador de sobremesa y después me mandaban el portátil".
Tras recibir el ordenador el pasado sábado, Josefa Durán se dispone ahora a responder al presidente del Gobierno agradeciéndole su gesto mediante una misiva y con un objeto de artesanía realizado por su marido, Pablo Corchado, jubilado y artesano de la madera.
En sus memoria Josefa Durán relata las dificultades de una familia en los años 30 y 40 "donde faltaba hasta lo básico" y en los que no pudo ir a la escuela.
Además, en ellos recuerda que esta no es la primera vez que se dirige por escrito a "mandatarios" para reivindicar soluciones a problemas como cuando lo hizo para pedir que el transporte escolar llegase a la finca "El Zajarrón", en la que se grabó la película "Los santos inocentes", lo que consiguió.
A quienes les dicen que el envío del ordenador se debe a la época preelectoral, Josefa Durán les dice que ella confía en Zapatero "porque creo que es un hombre que sabe dar respuesta a los muchos problemas que se le plantean".

Anónimo dijo...

Buenas tardes a todos:

Me va a perdonar señor presidente, pero siempre me han enseñado que es de bien nacidos, el ser agradecidos, y quisiera dar las gracias: tanto a CORDOCACEREÑA, y a DOCTOR SITO, por sus palabras de animo y aliento.

Yo simplemente les hablé desde el corazón, explicando una realidad, de lo que tenemos que pasar en los pueblos un poco más apartados, y de esos momentos en que necesitamos una mano amiga y experta, para pasar esos trances tan duros.

Desde luego que si, cuidados paliativos, está formado por un conjunto de personas extraordinarias, que he tenido el gusto de conocer, y que me han atendido muy amablemente cuando los he necesitado y también están muy preparados para confortarte en esos duros momentos, pero claro, no es lo mismo el trato humano y cercano, que el explicar las cosas por un frió teléfono.

Y respecto a los viajes, pues es un calvario, ya que los que los hacen son personas débiles y enfermas, a los que no les apetece estar dando vueltas para arriba y para abajo en su estado.

De nuevo vuelvo a agradecerles su tiempo y les envía un gran saludo, una Herrereña.

oistrakh_spirit dijo...

Según anónimo, si le pedimos algo a Guillermo y no puede satisfacerlo entonces es que "no es el presidente que queremos". Ya, "no le voto".

Pues nada, mañana le escribiré una misiva pidiéndole un duplex y un porche con chófer, por supuesto.

Y si no, no le voto.

Eso no quita que: chapeau por José Luís. Pero no implica que Guille ya es un tipo insensible.

En fin...

* - * - * - * - * - * - * - * -* - * - * - * - * - * - *

- - - - - - - - - ФІѕТяакн_ЅριЯιΤ - - - - - - - - -

paco gonzalez dijo...

La muerte, unica enfermedad cronica que todos llevamos durante toda la vida. Que sabe nadie lo que es morir, o morir en vida como aquellas personas en fase terminal. Habla el muñeco diabolico de las ondas y critica a los médicos que ayundan a morir con dignidad, sin dolor y sufrimiento.
En honor de quellos profesionales que comparten el sufrimiento de los pacientes.
Paco Gonzalez

Paco Martín dijo...

"La calle del bache en el medio"
En un cruce de vias, está allí solitario, en medio de los pasos presurosos en las tardes de lluvia. Al lado vive un hormiguero, hay un puesto de castañas con una vieja de cabellos azules. No pasan por el ni los edictos, ni las fiestas de guardar, ni los periodicos usados. En su fondo hay unas gotas de sangre de aquel infeliz que tuvo la osadía de meter la pierna en el sitio equivocado. Su mezcla de tierra y alquitrán caducado cambia de color con las estaciones del año. Está condenado a ser socavón en su vejez o trinchera nunca se sabe, cuando nació servía para jugar los niños a los bolindres. A veces es un pozc con agua hasta en los bordes, otras un problema olvidado. Se sabe inmortal, no es un problema crucial como promesa electoral. Es inmune porque es demasiado pequeño para ser recalificado y no entra dentro de una prioridad para ser expropiado. La gentes normalmente viven menos que nos arboles y de momento hay menos personas que las poblaciones individuales de todos los bosques. Y sin embargo el bache de la calle de enmedio no entra en las batalles ajenas porque puede alguien acordarse de su existencia.
-Dedicado a la Extremadura de los mil y un detalles.
-Atte.-El soñador de guardia.

almendralejo dijo...

Hoy cuando me he asomado a la plaza, me he dado cuenta de que es miercoles y ya llevamos más de cien comentarios. Luego me he percatado que tal vez el motivo haya sido el premio. Enhorabuena Guillermo, enhorabuena plaza.
Carlos DB, ha expresado muy bien las posturas, ¿se podría enlazar la opinión de la familia con la de los médicos?.
Tal y como tu dices, se puede perder la batalla frente a la enfermedad y preguntas que si aceptamos perderla frente al sufrimiento. Hay que contar con la familia, tambien. Ellos tienen que dar su opinión, siendo conscientes que se pone en peligro la vida.

CONÉ dijo...

¡Hola a todos y todas!
El tema me parece del máximo interes y lo considero un tema de DIGNIDAD, humana en general y personal en paticular.
Me parece fundamental el derecho a morir dignamente, pero tambien a sobrevivir dignamente, a ser educado con dignidad, a ser respetado, ...
Son conceptos dignos de ser tratados sin ambigüedad y por supuesto sin connotaciones políticas de ningún tipo.
Un saludo.

Marta dijo...

Buenas, soy novata en este blog y no sé muy bien cómo funciona, pero me gustaría saber --una vez que creo que se ha debatido bastante sobre el último tema planteado-- cuál es la opinión del autor sobre el premio que ha obtenido esta "plaza", como suele llamar él mismo a este espacio. ¿Qué, de verdad te lo mereces?

Maricarmen dijo...

Me gusta mucho tu comentario rasputin,veo a diario la mirada del abuelo en un geriátrico, y os confieso que duele, la medicina esa que tu dices, a veces, una sonrisa,una palabra... y os aseguro que compruebo muchas veces que alivia. Pero la reflexión que haces con esa pregunta no estoy totalmente deacuerdo,en este mundo estamos gente de todo tipo , pero creo que es mejor ver la botella medio llena en lugar de medio vacia,no crees? saludos

Rubén dijo...

Estoy totalmente deacuerdo, la vida ya es suficientemente dura como para sufrir por una enfermedad terminal más aun habiendo analgésicos.

Si la ley lo impide, entonces humanicemos un poco las leyes y revisémoslas periódicamente teniendo en cuenta los avances.

También entiendo a aquellos profesionales que cumplen excrupulosamente con sus obligaciones.

No somos nadie para juzgar a nadie.

Guillermo dijo...

Pido disculpas pero al leer una serie de comentarios se me han borrado seis.Os pido que los volváis a mandar.
Respecto a la historia del ordenador de la señora, no sé que hubiera hecho si me hubiera enterado.Quizás se lo hubiera mandado, o quizás la hubiera ayudado. O a lo mejor hubiera pensado que es más justo intentar que los tengan todos los que quieran a través de alguna fórmula de prestamos "baratos".
Del premio, pienso que os lo habéis merecido.
Mañana voy a pasar la mañana a Castilblanco y Herrera del Duque.Ya os contaré.
Un abrazote
Guillermo

Guillermo dijo...

Por cierto Petere, por mi parte aclarado. Si quieres ya sabes mi correo. Y también deciros que el dominio www.elcuadernodeguillermo.es y .com da acceso directo a la Plaza.
Guillermo

rasputín dijo...

Maricarmen, vamos a ver, no dudo de que siga habiendo gente buena, por supuesto que no. Sólo que hay veces que la desidia que nos rodea, en detrimento de jóvenes y mayores,los intereses desmesurados que soterran la verdad y la Historia, la distancia entre tus sueños y lo real, ensanchándose a diario, te invitan al ostracismo, a no querer saber nada. Pero si eres de los que quieres saber, de los que no se abstraen de las desigualdades y de las injusticias, de los que miran de frente cuando hablan, a pesar de ser relativamente joven, te haces preguntas como esas. Desgraciadamente, y quien lo niegue es un hipócrita, hay mucha gente que ha hecho de la bendita libertad que disfrutamos, el caldo de cultivo para favorecer sus intereses personales y su particular cruzada contra la crítica que pueda, en uno u otro momento, molestar a cualquiera de los miembros de la Corte. Hay que luchar SIEMPRE contra todo tipo de totalitarismo, llámese como se llame, porque uno de los pilares fundamentales de la libertad que debe primar en el Estado de Derecho es, justamente, la pluralidad en todos los aspectos de la vida. Nunca olvides que tu libertad termina donde comienza la mía. Apostillaré mi comentario con hacerte saber que me vacunaron, al parirme, contra el resentimiento y contra la envidia, jamás contra el olvido. Mucho menos contra la indiferencia. Ha sido un placer. Como siempre.

Anónimo dijo...

Es muy difícil ser imparcial cuando se trata el tema del dolor.
En principio, el dolor es algo inútil después de que se ha detectado la causa que lo provoca.
Con el transcurso de los años el cuerpo se va agotando, al igual que los recursos de que dispone. Eso hace que cualquier tratamiento o medicamento que se le aplique le produzca una serie de efectos inesperados o no deseados.
Todos tenemos derecho a la salud y a la calidad de vida que nos corresponde como seres humanos. Por eso mismo, también tenemos derecho a morir dignamente, sin dolor y sin padecer o soportar otros síntomas que anulan a la persona y dañan a los que nos rodean.
Todos los días se publican con todo tipo de detalles noticias en las que se quita la vida a la persona por cualquier cosa banal, por actos terroristas, por accidentes de todo tipo o por causa de las guerras. Ya estamos tan acostumbrados a esas imágenes que no nos molestan esos sucesos y hasta se ven como algo normal cuando todos sabemos que pueden ser totalmente evitables y hasta hay medios para reducir o eliminar esas circunstancias.
La vida, en el mejor de los casos, tiene un límite en el tiempo que nadie puede cambiar. Cuando ese límite se ve acortado y sin posibilidad de una mínima recuperación, sería indicado que fuera la propia persona afectada quien tomara qué decisión hacer con esa vida (inútil para con sus seres queridos y para él mismo) que le queda y la pusiera en práctica. El que opine que eso es un suicidio, no sabe ni de lo que habla.
Cuando la persona afectada ya no tiene el poder de decisión, es una labor humanitaria y solidaria que tomen una decisión sus allegados o los propios médicos. Ahí se demostrará la entrega, el cariño o el amor que se tiene realmente por esa persona que ya ha perdido hasta la facultad de poder expresar sus deseos y que se está comprobando que está padeciendo dolor inútilmente y está haciendo padecer (también inútilmente) a sus seres queridos. El que opine que eso es un asesinato o una falta de sentimientos, no sabe ni de lo que habla.
Esto es un alegato en favor de la vida, pues no tiene sentido estar muerto en vida y que todos nos quedemos tan tranquilos y como si no pasara nada.
La ética y la moral en estos casos es como el que confunde la ley con la JUSTICIA.
El que tenga boca para ver, que oiga.

oistrakh_spirit dijo...

El debate está resultando enriquecedor y magnífico. Opiniones encontradas, como cabía esperar. A veces resulta muy difícil no exaltarse cuando se expresan sentimientos. Por eso Guille, intuyéndolo, nos pidió que no nos hiciéramos daño. Sabía de lo peliagudo del tema elegido.

La ciencia médica avanza a pasos agigantados. El campo de la medicina paliativa del sufrimiento es uno de los que más va a avanzar en los próximos años; sin duda alguna. Al fin y al cabo, la propia evolución de la medicina lleva a poder vivir un mayor número de años y con mayor calidad. Siguiendo esta imparable tendencia, lo que existirá dentro de 10/15 años no tendrá nada que ver con lo que vivimos en estos momentos.

Con toda seguridad se sufrirá menos y se podrá morir mejor. E indirectamente, la familia también se encontrará más en paz, no viviéndose esas dramáticas escenas en las que el o la persona que está dejando este mundo sufre una barbaridad.

El debate que hemos tenido esta semana, quizá no suscitará tanta polémica dentro de una década.

Pero "tranquilos", habrá otros que sí, como los derivados de problemas medioambientales. ¿Quién dijo que vivir fuera fácil?

Esta noche la pegada de carteles. Comienza la campaña, dos semanas y pico apasionantes.

Un fuerte abrazote!

* - * - * - * - * - * - * - * -* - * - * - * - * - * - *

- - - - - - - - - ФІѕТяакн_ЅριЯιΤ - - - - - - - - -

Anónimo dijo...

No se como Guillermo tiene paciencia para leerlos todos. Son un montón.

Por cierto. ¿Qué premio es ese que tanto comentáis? No me entero de nada. Me da hasta vergüenza salir con mi nombre para preguntarlo.

Otra cos. Sería conveniente que fuéramos un poquito más breves en los mensajes. No se. Es una opinión. Al haber tantos, parece que los cortos, se hacen más amenos. ”. Recadar es esquema: Opino, …

Es una opinión.

Un saludo, “Plaza”.

Anónimo dijo...

Guillermo,
sobre el asunto del ordenador, la verdad es que lo de los créditos blandos para la compra no sería mala idea, pero tampoco estaría mal hacer un programa de alquiler de equipos. Yo qué sé, por ejemplo, que costase 30 euros al mes tener un ordenador con conexión a internet para colectivos muy determinados y durante un periodo de tiempo de un año o dos, y al cabo de ese tiempo ofrecer una opción de compra del equipo a un precio razonable...
Es una sugerencia nada más...
Besos

Anónimo dijo...

Si a los cuidados paliativos dispensados por profesionales de las unidades especificas, ya que para eso estan.
Si al cumplimiento de la ley en todos los casos.
Si a las modificaciones legales necesarias, para adaptarnos a los tiempos en que vivimos y a los medios de que disponemos.
Si al TESTAMENTO VITAL, con el que toma la decisión el interesado y libera de esa responsabilidad a familiares y medicos.
Si a seguir avanzando en esta linea de permitir legalmente que los ciudadanos podamos DECIDIR tener, cuando nos llegue la hora, una MUERTE DIGNA.
Si a la legalización de la EUTANASIA, en distintos grados y con todas las garantias necesarias.
No a la prolongación de la vida inutil (vegetativa).
No al sufrimiento innecesario.
No al mantenimiento de la vida a toda costa y a cualquier precio.
La muerte es la una cosa segura que hay en esta vida, TODOS NOS VAMOS A MORIR, cuando nos toque.
Es un deber moral, etico, social y politico disponer los medios legales necesarios para que los ciudadanos del siglo XXI, no tengamos que seguir muriendo, como lo hacian los ciudadanos del siglo XIX.
Este es un reto de progreso, que todos los partidos tratan de ignorar, en sus programs electorales, o lo tocan de pasada.
Guillermo, como bien dices, tu eres medico y conoces bien este tema desde el punto de vista profesional, pero como tambien dices, los extremeños hemos decidido que seas nuestro presidente y desde esta responsabilidad, ahora puedes proponer las modificaciones legales necesarias para facilitar la dificil tarea de tus compañeros de profesión y para dotar a los ciudadanos extremeños de unos derechos que puedan ejercer con absoluta libertad.
Se valiente, toma decisiones al respecto y tanto tus compañeros medicos de cuidados paliativos, como los ciudadanos que mas tarde o mas tempranos pasaremos por este trance, TE LO AGRADECEREMOS.

Anónimo dijo...

Yo no puedo ver sufrir a mis seres queridos, y sin dudarlo intentaría aliviar su dolor. A los que se niegan a ayudar a los enfermos en estos casos, les diría que intenten ponerse en la piel del que está sufriendo. Me imagino que habrá gente, como hay gente pa' to',que haya nacido para mártir, pero porque ellos quieran ser mártires no han de decirnos, ni sugerirnos, a los demás que lo seamos.

Cris dijo...

Tengo claro que la exculpación del Doctor Montes va más allá que una declaración de inocencia ante un posible juicio sobre su actuación en el Hospital Severo Ochoa… Y es que al Sr. Montes ni siquiera ha sido necesario juzgarle porque la justicia a considerado que no hay nada que juzgar, sencillamente que al no haber ningún atisbo de mala praxis en sus actuaciones no había nada que juzgar. Después de escuchar a viva voz de cargos Populares de la Comunidad de Madrid llamar a este médico el doctor muerte, haberle destituido y acusado sin pruebas de ser cuanto menos un asesino, resulta que no hay caso… Que sedar a un moribundo en el departamento de cuidados paliativos de cualquier hospital del mundo para que no sufra en los últimos momentos de su existencia no es mala praxis… La mala es no sedarlo, que es lo que quieren el Sr. Lamela y compañía, que son los que tenían que estar cesados desde hace mucho tiempo. Pero amigos, si no los cesan ellos, cesémosles nosotros con nuestro voto, con nuestra voz, con nuestro “vasta ya”. A Montes lo juzgaron y condenaros ellos usando como base la acusación anónima sin pruebas, a ellos les podemos juzgar mostrando nuestra identidad y con los hechos, como es de justicia.

Felipe dijo...

Me parece muy bien que Zapatero haya mandado un ordenador a esa señora, pero lo correcto es que no lo hubiera hecho.

Os imagináis que todos los extremeños le pidamos uno a Guillermo, y que tuviese que dárnoslo. Es una verdadera barbaridad.

Es que sus hijos, nietos o algún familiar no han podido regalarle uno y satisfacer esa ilusión.

¡Qué cosas pasan!

paca dijo...

Comparto con todos la opinión de que aliviar el dolor inútil es deseable, pero no puedo dejar pasar la oportunidad de hacer una reflexión. Esta cultura nuestra nos hace vivir de espaldas a la muerte. Es algo que parece que sólo les sucede a los otros, cuando es lo único seguro que traemos al nacer. Puede que me case o no, que sea rica o no, que estudie o no, que tenga hijos o no, pero lo que sí está garantizado es que me voy a morir antes o después. En lugar de prepararnos para ese momento, como se hace en otras civilizaciones, escondemos la cabeza debajo del ala y tememos lo desconocido, y este temor es el que hace el tránsito más doloroso y difícil. Igual va siendo hora de facilitar en la educación (de jóvenes y también de mayores) otra visión del asunto. Hay cursos como "volver a casa" basados un poco en la filosofía de elizabeth kubler ross que son muy recomendables. O proyectos del tipo living dying en san francisco, que me parecen muy acertados. Morfina sí, meditación e información también...
Bueno, es lo que pienso.
Besinos mil a todos y a todas,
PACA

paco gonzalez dijo...

Hola Guillermo.-
Leo tu comentario anoche, y me alegra bastante que visites mi querida Herrera del Duque. Aunque yo nací y viví en Merida, por razones de trabajo descubrí hace veinte años la Siberia Extremeña.
Como veras en una zona bonita y llena de recursos, pero lo que realmnete inporta a esta zona, es la falta de vía de comunicación de primer orden, problema que sería en gran medida resuelto con la implantación de la Autovía de levante por el trazado Norte, imprescindible para que los jovenes de la localidades no tuviesen que emigrar a las grandes Ciudades.
Por cierto,¿ has probado el escarapuche de Peloche?, si no es así, en agosto en fería te invitaré a comerlo.
Un abrazo Amigo.

paco González

rosario dijo...

Mis queridos amigos de la plaza de la cordialidad.
Compañeros tenemos que animar a todos los que conozcamos para ira a votar, como si fuera la primera vez, con ilusión y esperanza.
Que nos nos engañen, hacía años que no teníamos esperanza la clase trabajadora con nuestros hijos y nuestros mayores como ahora. Pido vuestro apoyo para que siga gobernando la persona que lleva apostando por ellos desde hace 4 años. .
Todos con ZP
Un beso Rosario

Txema Oleaga dijo...

Zorionak desde Euskadi por el premio al mejor Blog

aquilino dijo...

Mi esperiencia con una enfermedad es muy reciente,apenas han pasado 10 días,todavía quedan secuelas y remordimientos.
Estamos hablando del tema con respeto y sensibilidad,aportando soluciones.
Con voluntad,diálogo,consenso, podemos encontrar fómulas para mejorar la calidad de vida de un enfermo terminal.
Mi madre ha sido durante 35 días enferma terminal.La experiencia ha sido dura,dolorosa,pero gratificante,me ha unido más a la familia.
Casi todos hablamos de lo mismo,dignidad,ausencia de dolor,humanidad,sufrimiento y familia.
Creo que este tema tiene que llegar al Parlamento Extremeño para
que se debata entre todos los diputados y se legisle y se protejan los derechos fundamentales
de los enfermos terminales a tener una muerte digna,en ausencia de dolor.
Se debe elaborar un protocolo de actuación en las Unidades de Cuidados Paliativos para protegerlos de políticos hipócritas,sin compasión hacia el sufrimiento y el dolor del paciente y la familia.
Se debe entregar una guía de cuidados paliativos a los familiares explicando el uso terapéutico de la morfina y sus efectos(sudoración,euforia,miedos,pesadillas).Explicar que la sedación no mata,calma, alivia.
Se debe mejorar la intimidad en la habitación en las últimas horas.
Se debe mejorar el trato y la comunicación entre médicos y familiares,que sea más cercana,más sincera.
Por último expresar mi agradecimiento a tod@s l@s trabajadores/as que al cambio de turno se despidieron de Balbina con besos y caricias.No olvidaré las lágrimas de la enfermera que en ese momento la acopañaba.No te olvidaré MANOLO,gracias por tu acojida,tus consejos,gracias por enseñarnos a cuidar a un enfermo termina,con mimo,cariño y humor,gracias por hacerla sonreir,por cantarle,gracias por desdramatizar la muerte,que no es tan fiera como la pintan,que en estos casos tiene su lado de humanidad.
Un abrazo a tod@s.

Atlantica dijo...

Mira, por casualidad he leido en tu blog, yo también soy saniotaria, se de lo que estas hablando y también se que todos hariamos lo mismo, lo que ocurre es que a algunos le ha venido bien como argumento para hacer campaña y ensuciar, crear confusión y unificar sedación con eutanasia y meter miedo y eso lo he vivido durante muchos meses en mi sitio de trabajo en el que el 95% somo sanitarios, y algunos como yo hemos tenido que hacer que no escuchábamos, por no " entrar el trapo" que es lo que quieren, pero todos sabemos la verdad, incluso los que crean la confusión.

Es que hay médico, ATS, farmaceuticos que puedan mentir así sin mala intención?

Un abrazo.
Atlantica.

Marta dijo...

Buenas de nuevo. Sin querer ser pesada y desde el respeto al interesante debate sobre los cuidados paliativos (que, por cierto, me parecen una práctica tan comprensible como necesaria), me gustaría saber un poco más del premio a este blog aparte del "os lo merecéis". Me parece magnífico, Guillermo, que desees compartirlo con todos los que participan aquí, pero también me gustaría saber si te hizo ilusión recibirlo, si irás mañana a recogerlo, si nos dejaras apuntarnos... No sé, cotillear un poco esas cosillas. De hecho, el otro premiado, Enrique Meneses, agradeció en un post el galardón y aprovechó para elogiar la medida de la Junta de proporcionar un ordenador por cada dos alumnos.

Mrpac dijo...

OPINO

Queridos paisan@s,

respecto a la anécdota del ordenador de la señora de Alburquerque, quiero recordar a la gente que pasea por esta plaza que la Junta desarrolla un estupendo Plan de Alfabetización Tecnológica, con centros públicos en muchos pueblos, donde cualquier persona sin límite de edad puede acercarse a aprender y hacer uso del ordenador y de Internet. Sin ir más lejos, en Alburquerque hay uno de estos Centros, a los que la señora Pepa puede acudir todas las veces que quiera, y aprenderá a usar las herramientas informáticas necesarias para escribir sus memorias, incluso puede aprender a escribir un blog, pues periódicamente se enseña a realizarlos.

Más allá de la simpática anécdota, al Presidente de la Junta no hay nada que reprocharle, pienso que no se pueden ir regalando arbitrariamente cosas desde la administración. Sin embargo, es tarea de la administración facilitar el acceso de todos a las tecnologías en igualdad de condiciones, como sí se está haciendo.

Abrazos.

Enrique dijo...

Estimado Guillermo:
Espero que todo vaya bien por Extremadura y que aunque tarde, puedas leer aún mi comentario.
No soy dado a dejar comentarios en los blogs, porque lo considero generalmente improductivo.
Esta vez haré una excepción. Creo que puedo decir algo a este debate, que me alegra encontrar tan tranquilo.
Es cierto que mi opinión se encuentra marcada por mi cosmovisión de la vida, y ahí está mi fe, mi vocación de jurista (aún estudiante, extremeño en París) y mi afición a la filosofía y a "pensar lo humano".
En general considero muy acertadas muchas de las posturas de los anteriores comentaristas.
Sólo quiero hacer una matización más técnica que de opinión.
En ocasiones, sobre este tema, en el que rápidamente se pensará en la eutanasia, y de ahí muchos lo derivarán a la Iglesia Católica y su postura, quiero hacer una aclaración desde la calma.
La Iglesia, salvo posturas aisladas que no se recogen en los documentos eclesiásticos, reconoce muy legítima la acción de paliar el dolor, evitar el sufrimiento, aún cuando aquello acelere el desgaste de la persona y aproxime el momento de la muerte. Los documentos de la Iglesia católica consideran lógico y deseable que se evite el dolor aplicando aquellas medidas que garanticen dos líneas básicas: cuanto más consciente pueda ser el enfermo, mejor; cuando menos sufra, mejor.
Me alegra que el debate no haya derivado en enfrentamientos absurdos y faltas de respeto: enhorabuena a todos los participantes. Mi aclaración es únicamente un aporte cultural, para que podáis tener esta información en otras ocasiones.
Enhorabuena,
Enrique

Anónimo dijo...

Evitar el dolor es una obligación del médico. Dar con la dosis adecuada para evitar dolor y no acusar la muerte también. El médico que no sabe hacerlo poque se equivoca es responsable por profesionalmente. El que se hace dueño de la vida del otro y aumenta la dosis para evitar su dolor sin importarle poner en peligro la vida del paciente es responsable penalmente.

Anónimo dijo...

No puedo estar más de acuerdo con los cuidados paliativos. Prolongar el sufrimiento de una persona me parece una forma de tortura indirecta y debería ser obligatorio para los médicos poner en conocimiento del enfermo o de la familia en caso de incapacidad del primero la existencia de dicha posibilidad. Pero SIEMPRE debería hacerse con el conocimiento y consentimiento de los familiares o el enfermo porque igual que uno debiera ser libre para decidir interrumpir un sufrimiento inútil también debería serlo, si por convicción religiosa o por ejemplo porque quiere despedirse de sus parientes que vienen a verle desde lejos, decide prolongar su vida aun a costa de su sufrimiento. Es un hecho que los cuidados paliativos aceleran la muerte del enfermo. En el caso del doctor Montes y el Severo, deberíamos ser todos muy cautos y sobre todo el Partido Socialista, que en mi opinión se ha apresurado a limpiar y encumbrar la trayectoria de dicho facultativo cuando parece cuanto menos posible que se llevaron a cabo prácticas irregulares de sedación sin el consentimiento de familiares y enfermos. Un médico no tiene más derecho para decidir sobre la vida de nadie que otros.

paco gonzalez dijo...

Hola Guillermo.
Ayer, estupendo en Cáceres, te saludé a la entrada amigo. Sigue así, es un buen camino.
Los barones que abrieron el tercio muy bien, sobre todo el viejo roquero Felipe, se nota que estaba en su casa. Maria Antonia, tiene que tomarse las cosas con mas tranquilidad, pero bastante bien.
En fín, una noche de sensaciones con sabor a nostalgia y a futuro.
Un abrazo Presi.
Paco González

Mª Jesús dijo...

He seguido muy atentamente todos los comentarios que se han ido haciendo sobre el tema que propone Guillermo. Al ir leyendo puedo estar de acuerdo en la mayoría de ellos, pero veo que la mayoría provienen de personal sanitario o familiares de enfermos terminales, y muy pocos de estos enfermos que en un tiempo no muy lejano puedan ser protagonistas de estas situaciones. Llevo ya un tiempo en que por mi situación personal pienso mucho en ello y creedme si os digo que me cuesta mucho pronunciarme y plantearme hacer el Testimonio Vital. Estoy muy de acuerdo con uno de los comentarios que dice que no estamos educados para enfrentarnos a la muerte a pesar de que es lo único que realmente sabemos que va a suceder... es el tema tabú y más cuando la sientes tan cerca, no porque la persona que lo vive no quiera hablar de ello sino por lo difícil que resulta encontrar a quien desee escucharte sin intentar cambiar de tema. Antes de llegar a los cuidados paliativos, deberíamos prepararnos para afrontar la muerte como algo irremediable, pero sin prisas... Soy muy partidaria de evitar el dolor y el sufrimiento gratuito, pero no únicamente al final de nuestros días sino también a lo largo del padecimiento de la enfermedad. Tengo una experiencia muy larga en esta enfermedad y llega un momento en que las fuerzas y la animosidad para enfrentarnos a ella decaen, lo que conlleva otra forma más de sufrimiento y dolor psíquico, también muy importante para tratar... y en estas situaciones todo el proceso de sanación o, al menos su intento, puede llevarnos a este tipo de sufrimiento... hoy, por no ir más lejos, he estado 8 horas en el hospital esperando mi tratamiento, que por falta de l,a analítica cuya extracción fue la primera que se hizo, no se podía avanzar... y no hablo sólo de mi caso personal en un día puntual, parece que últimamente sucede con cierta frecuencia... ¿podéis ponernos en este lugar cada 21 días durante ni se sabe cuánto tiempo?...¿son situaciones que podríamos solucionar entre todos?... y creedme, a pesar de la angustia, enfado, cansancio,..., no había en la sala de espera, mejor dicho en el pasillo estilo tren en el que esperamos los enfermos ningun comentario demasiado alterado... este proceso de enfermedad es largo y algunos hemos tenido la suerte de aprender a vivir con ello, en mi caso voy a cumplir 16 años, lo que no quiere decir que nos acostumbremos a ello. Yo digo que somos doblemente pacientes: pacientes como enfermos y pacientes por la gran paciencia que adquirimos en estas largas esperas.... menos mal que el personal sanitario de la 5ª consigue sacarnos una sonrisa cuando estamos más "jodidos"... pero retomando la segunda parte, el enfrentarnos al final, espero que sea de la forma más digna posible, sin dolor, si perder la conciencia antes de tiempo, rodeada de mis seres queridos y en mi casa... no soporto el olor a hospital, es algo que reconocemos y recordamos no de forma grata los que hemos pasado y estamos pasando muchas horas dentro de él.
Muchos besos para todos/as

Mª Jesús

Anónimo dijo...

Y ya puestos en el tema, llevo varios días dándole vueltas a la pregunta: ¿quién no puede pensar en que el dolor sea un tema de estudio?
Hemos sido pioneros en más de un campo de la Sanidad y ahora, posiblemente, podía darse otro paso adelante si alguien propusiera algo así como una UNIDAD DEL DOLOR para el estudio de ese dolor que tanto daño nos hace y al final resulta totalmente inútil para nuestra salud y nuestra calidad de vida.
Lo del estudio del dolor bien podríamos plantearlo como tal hasta llegar a un grado real de investigación y desarrollo en ese campo.
¿Tarea imposible? ¿Utopía?
Excmo. Señor Presidente y tod@s l@s particpantes de este blog : ¿ustedes qué opinan?
Desde luego, lo que menos se intenta con esta idea es cualquier tipo de enfrentamiento o cosa similar. Gracias.

Anónimo dijo...

me parece logico aliviar el sufrimiento.Pero, no es sufrimiento una persona de 93 años con....cardiopatia,epoc,tension alta , con una gran insuficiencia respiratoriA, CON UNA MINUSVALIA DEL 75%,, con fuertes dolores y toses improductivas que la agotan, con anemia, no valorada puesto que no se le han realizado pruebas, que se envie a urgencias para realizar las pruebas pertinentes y, se le tenga 11 horas y laenvien de nuevo a casa .....Logicamente se sientre COMO UN TRASTO VIEJO AL QUE NADIE QUIERE Y NO PIERDEN SU TIEMPO CON EL.Esto es la realidad.
cuando le da fuerte el dolor no hay calmantes que se lo alivien,,,bueno EN PLENO SIGLO XXI ALGO HABRA llevarla a algun sitio...es que ya hasta su medico de cabecera dice que no opuede hacer nada y que para que viene...
INCRIBLE.

Anónimo dijo...

Hace dos días se murió el padre de una íntima amiga. De cáncer. Tenía 66 años. Era un político muy relevante, de las filas del PP. Pero eso es lo de menos. Era un ser humano. Y sufría. Sufría mucho. Los dolores le tenían postrado. Las ganas de vivir, le mantenían vivo. En su cabeza rondaban proyectos de futuro. Estaba incluido en la candidatura del PP por Madrid. Y era teniente de alcalde de un pueblo madrileño. En su cuerpo había mucho dolor. Y, una vez más, la muerte ganó a la vida. Los cuidados paliativos a los que estuvo sometido en los últimos tiempos, le mantuvo al menos sereno.NO se podía hacer más por él. Y murió, tranquilamente, dormido, sin consciencia vital. Cuento esta pequeña historia tan reciente y tan cercana como ejemplo de que al dolor hay paliarlo con actuaciones médicas que contribuyan al bienestar del ser humano. Los seres queridos de quién sufre, lo agradecen. Y cuando muere el enfermo terminal, descansan y se alegran por quién ya no está con ellos. Tú eres político pero ante todo, médico. Te admiro porque sobre todo eres un ser humano. Gracis por estar ahí, Guillermo. Y como tú dices, un abrazote. Paco.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amig@s de la Plaza de la Cordialidad:

Mi pensamiento es que hay que respetar la voluntad de las personas en estas situaciones terminales.

Pero por otra parte creo que hay que destinar muchísimos más recursos a la investigación científica para que ninguna enfermedad cause estas terribles consecuencias en cuanto a padecimientos y dolores insufribles.

Recibid un fuerte, muy fuerte abrazo de vuestro amigo Javier Caso Iglesias; Y por favor, cuidaros, cuidaros mucho y ciudad a l@s demás.

Anónimo dijo...

fdsf